Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cultivo de cáñamo, una alternativa agroalimentaria

Los responsables con el director general Fernando Fernández. | NOMA

Noma es una microcooperativa adscrita a las Cooperativas Agro-alimentarias de Balears que se dedica al cultivo ecológico del cáñamo, una planta milenaria de larga tradición en las islas. El viernes, sus responsables recibieron la visita de representantes de la conselleria de Agricultura, que se interesaron por la explotación y el proceso de cultivo que llevan a cabo los dos jóvenes que han creado la cooperativa, Inés Calleja y Nuño Monasterio.

Inés Calleja, su presidenta, explica que en Mallorca «hubo hasta hace décadas una gran tradición de cultivo del cáñamo; de él se extraían las fibras para confeccionar las llengües. Su objetivo es «volver a los orígenes», con la idea de «dar utilidad a toda la planta». Y es que del tallo se pueden obtener fibras con múltiples usos en la industria textil y en la construcción. «La flor tiene utilidades en la alimentación y la cosmética», añade Calleja, que asegura que todo el cultivo se realiza con las directrices que marca el Govern.

En su primer año de actividad, han cultivado una extensión de 6.000 metros cuadrados con 1.927 plantas de dos variedades de las que esperan cosechar cien kilos. Solo pueden cultivarse determinadas variedades con semillas certificadas por la Unión Europea.

La cooperativa Noma se ha marcado el objetivo de recuperar una semilla autóctona adaptada al clima mallorquín.

Compartir el artículo

stats