Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Advierten del impacto de actuaciones previstas en una quincena de puertos

El Govern responde a las críticas de entidades ecologistas y vecinales con el argumento de que el nuevo plan general, por primera vez, pondrá «límites» al crecimiento y garantizará los derechos de los pequeños propietarios

En rojo, zona anexa al puerto de s’Estanyol donde se proyecta una rampa.

El nuevo plan general de puertos presentado por el Govern ha puesto en guardia a diferentes entidades conservacionistas y vecinales de Mallorca, que advierten de que comportará la «turistificación» de las instalaciones portuarias, que, además, se llenarán de «cemento» con las reformas previstas. Los efectos más graves, según argumentan, se harán notar en más de una quincena de puertos de la part forana, con la creación de nuevos polígonos de fondeos, la construcción de rampas en zonas que son actualmente de baño y obras que afectarían a espacios protegidos por su valor medioambiental.

En el caso de los polígonos de fondeo, se prevén una decena de estas áreas en lugares como la Colònia de Sant Jordi, donde esa instalación se ubicaría sobre una zona LIC (Lugar de Interés Comunitario), y el Port de Pollença, donde se vería afectada una pradera de cymodocea (una planta marina), lamentan los ecologistas. En el caso pollencí, se prevén hasta 168 boyas, según apuntó la representante de la entidad ecologista GOB Ester Cifre, quien recordó que en Sóller se proyectan 45 y en Port Adriano, 17.

El listado ofrecido por estas entidades que han dado la voz de alarma recoge además que en el puerto de Palmanova se prevé una rampa «invadiendo la playa» colindante. El plan prevé además una rampa en s’Estanyol en una zona que actualmente es de baño, según han informado estas organizaciones. Otras instalaciones portuarias que serían objeto de reformas de impacto medioambiental, agregó Cifre, serían por ejemplo Portopetro, con la ampliación del dique y de más amarres, así como el Port d’Andratx, con nuevos pantalanes que podrían afectar a la vegetación marina.

Entidades ecologistas y vecinales han alertado de que el nuevo plan «llenará de cemento» las instalaciones

decoration

El director general de Puertos y Aeropuertos, Xavier Ramis, hizo un llamamiento a la «tranquilidad» y remarcó que el nuevo plan general en ningún caso aboga por un crecimiento desaforado. «Lo que se pretende hacer es lo contrario. Por primera vez, se hace un plan general para poner unos límites. Ya no se podrá crecer, habrá unos límites», arguyó Ramis.

Respecto a los controvertidos polígonos de fondeos, el director general recordó que en las zonas anexas a los puertos hay «muchas embarcaciones fondeadas en situación alegal», cuya regulación era reivindicada por diferentes entidades desde hace tiempo. «Siempre se había pedido a Ports que asumiese esta capacidad de gestionar. Planificamos diez polígonos con 300 boyas ecológicas donde podamos hacer un seguimiento de que las embarcaciones fondean de forma correcta y no sobre posidonia. Lo que buscamos es la protección integral de medio ambiente», dijo.

La línea roja cerrada delimita el polígono de fondeo proyectado en la Colònia de Sant Jordi.

La línea roja cerrada delimita el polígono de fondeo proyectado en la Colònia de Sant Jordi.

Tras aseverar que el plan general no es un documento definitivo, sino que sólo establece unas líneas generales que después deben ir concretándose, Ramis defendió que se trata de un documento que garantiza las «necesidades de los usuarios», sobre todo, los «pequeños propietarios».

«Tenemos 4.000 personas en listas de espera y las bahías con embarcaciones fondeadas. Lo que queremos es garantizar una eficiencia, sin tener que recurrir a ampliaciones. Por eso, diseñamos sistemas de eficiencia, reordenando puertos, creando rampas, marinas secas, polígonos de fondeos», sostuvo el director general.

Los ecologistas, por otro lado, han cuestionado por excesivo el estudio de carga ambiental del litoral balear -encargado por el Govern-, que cifró en unos 35.000 los puntos de fondeo. Sobre este punto, Ramis aseguró que era un informe requerido por la Comisión de Medio Ambiente de Balears y que, «en ningún caso», significa que se vaya a crecer hasta alcanzar esa cifra.

Compartir el artículo

stats