Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Margalida Mulet Antropóloga

«Hay que intentar que el producto hecho en Mallorca no sea gourmet»

La experta en antropología de la alimentación coordina las visitas ‘Tasta la Serra. Recorreguts gastronòmics’, que arrancan este sábado con ‘Tasta el vi’ en la finca de Son Vives en Banyalbufar. Habrá otras tres rutas mensuales por los quesos de Pollença, el aceite de Valldemossa y los cítricos de Sóller

«Hay que intentar que el producto hecho en Mallorca no sea gourmet»

«Hay que intentar que el producto hecho en Mallorca no sea gourmet»

La antropóloga experta en antropología de la alimentación y agroecología Margalida Mulet coordina «Tasta la Serra. Recorreguts gastronòmics» , una actividad que arranca este sábado y que consiste en una serie de visitas a fincas de la Tramuntana donde se produce vino, queso, aceite y cítricos.

¿Qué aporta una antropóloga en las rutas gastronómicas?

Permite dar una dimensión más social y no la puramente lúdica que podría entenderse tras un cartel de Tasta la Serra. En vez de solo acudir a la degustación, la idea principal de estas rutas es que la gente pueda ir a la finca, poner cara y ojos a los productores y entender su historia, además de explicar las dificultades que deben superar. Básicamente es poner en valor el trabajo del sector primario. La iniciativa está enfocada a un público local porque al final la intención es que los residentes también puedan consumir los productos elaborados en la isla y entiendan su valor añadido. Hay que intentar que los productos hechos en Mallorca no sean un producto gourmet, que la población local no se puede permitir el lujo de consumir. Dentro de una sostenibilidad alimentaria y de una economía circular, social y solidaria lo que debemos hacer es que la gente de aquí pueda comer local.

¿Cómo lograr que la gente de aquí coma local?

El primer paso es que la gente local conozca las fincas y los productores porque el valor añadido es que es de proximidad. Poder abrir las fincas a la gente es un primer paso porque el conocimiento es básico. Otra acción sería la venta directa en las propias fincas. Suele ser recurrente la frase de que el producto local es muy caro. Estas rutas permitirán entender las dificultades que tiene el productor y por qué un producto de calidad hecho en la isla es más caro que uno que procede de China.

"El objetivo es hacer que la gente de aquí pueda comer local"

decoration

¿Cómo rebatir la frase que el producto local es muy caro?

En la actualidad, la población vive de espaldas a la tierra. No tienen ni idea del trabajo primario. Además llegan productos de fuera con una subvención de transporte mientras que producir en Mallorca, por el tema de la insularidad, a nivel de costes de los insumos es más caros que en la Península. Además, tenemos un territorio limitado. Un olivar no puede ser de 3.000 hectáreas como sucede en Jaén, dónde sí se puede hacer un aceite más económico. Todo ello provoca que el producto sea más caro pero se debe tener en cuenta que estas personas protegen el paisaje de nuestra tierra, protegen la cultura porque conservan tradiciones antiguas. Si no consumimos su producto y estos productores desaparecen, estamos perdiendo un gran patrimonio cultural y social.

¿Qué potenciales tienen las fincas de la Serra?

Con la crisis climática que tenemos y con la crisis del petróleo que está bastante claro que ocurrirá, el hecho de tener gente que produce alimentos en nuestra tierra ya es una potencialidad muy grande. Como cada vez tenemos menos gente en el sector primario y cada vez tenemos más productos que llegan de fuera, realmente si el petróleo sube de precio, nos veremos comprando alimentos muy caros que vienen del exterior y veremos que en Mallorca tenemos poca producción. Por ello, ya es un potencial enorme el hecho de que estén produciendo en nuestra tierra. Como más crisis climáticas, más fuerza tendrán las producciones locales porque es absurdo comprar alimentos de la otra punta del mundo. 

¿Cómo es el paisaje gastronómico de la Serra?

La Serra de Tramuntana no puede compararse con el Pla de Mallorca, donde hay más extensión de cultivo. La Serra de Tramuntana se caracteriza por marjades pequeñas donde todo es más artesanal. El propio paisaje de la Serra hace que sea más costoso producir porque como más pequeña es la extensión, más dificultoso es.

Compartir el artículo

stats