Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | Equilibrios para una solución

La bahía de Pollença. DM

Las problemáticas surgidas o actualizadas en los últimos tiempos dejan patente la necesidad de poner remedios, así en plural, a la bahía de Pollença. Y hay que hacerlo desde el equilibrio entre el respeto al medio natural y las necesidades prácticas de los usuarios de sus servicios. No es fácil, pero la dificultad no puede ser ya pretexto para la inacción o el intercambio de acusaciones. Más bien debe transformarse en espoleta para el consenso y la labor en equipo, sin exclusión. Una de las cuestiones a atajar en Port de Pollença es la de los amarres, descontrolados y un tanto inseguros ante algunas eventualidades. La Associació Nàutica Albercutx saca ahora a la luz los «esquemas» de dos marinas para barcos que proyecta junto a la base militar y el club náutico. Dicen que se asemejan a las que un día presentó el Ayuntamiento y que acabaron arrinconadas por desavenencias con Costas. De las impresiones que recogen las primeras informaciones se deduce que ahora estas marinas encargadas a Tomeu Cifre no han sido acogidas con entusiasmo. Han surgido las primeras voces detractoras entre quienes se consideran conocedores de la realidad íntegra de la bahía. Convendrá contrastarlas en beneficio del lugar y de sus habitantes, sean residentes o esporádicos. Sea como sea, queda claro que se debe intervenir de forma transversal en el Port de Pollença. Fondeos, vertidos, presión demográfica o apetitos económicos y políticos así lo aconsejan. Que el equilibrio natural de un paraje humano y natural único inspire el equilibrio de su gestión integral. Este es el objetivo a perseguir. Debe ser cuanto antes porque las demoras solo servirán para incrementar la crispación y obstaculizar la ya de por sí complicada puesta en práctica de las soluciones.

Compartir el artículo

stats