Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Felanitx corrige la parcela mínima en rústico que se fija en dos ‘quarterades’

El Pla General, que se aprueba inicialmente, deja atrás los 15.000 metros cuadrados, una figura que ha marcado «la historia del suelo rústico»

Presentación del Pla General de Felanitx. R. F.

El Pla General de Felanitx es el más antiguo del Estado español, data de 1969 y desde entonces solo se han hecho modificaciones puntuales ya que son unos cuantos los intentos fallidos de aprobar un nuevo planteamiento urbanístico. De momento, el próximo lunes el pleno del Ayuntamiento dará luz verde a la aprobación inicial de un plan que viene marcado por «la corrección de una figura que ha tenido mucho peso en la historia del suelo rústico felanitxer que es la adecuación de la parcela mínima a las dos quarterades (14.206 metros cuadrados). En la actualidad, el mínimo son 15.000 metros cuadrados. «Hacemos esta modificación porque creemos que es necesario volver a esta medida que había distorsionado la realidad de la parcelación estándar», razona el primer edil Jaume Monserrat. Cabe recordar que a principios de la década del 2000, Felanitx apostó por incrementar la parcelación mínima a los 15.000 metros mientras que en el resto de suelos rústicos de la isla es de dos quarterades. Con el paso de los años, «se ha visto que la efectividad no era la esperada», explica el alcalde. «Quien tenía dinero podía comprar los metros que le faltaban pero quien llevaba toda la vida en foravila no podía construirse un ca seva», razona.

«El plan se adapta a las necesidades ambientales del siglo XXI», destaca el alcalde. El planeamiento urbanístico felanitxer mejora la red viaria y da prioridad a los ciudadanos creando espacios de movilidad saludable . «Respeto a la movilidad de los vehículos, el plan propone pequeñas intervenciones en viales para que se complete el trazado y así poder sacar parte del tráfico del interior de los núcleos. Es un plan sostenible. No pretende crecer, sino consolidar las zonas de los diferentes núcleos. Contempla el mantenimiento y la mejora de espacio libres. Además contempla la preservación y la conservación del conjunto patrimonial existente como los Closos de Can Gaià , además de la incorporación de 147 elementos etnológicos (sinies, forns de calç, mines o pous).

En esta aprobación inicial no habrá una paralización de licencias, seguirán su curso pero por ley se revisarán las que hayan entrado en el Ayuntamiento en los tres meses anteriores a la aprobación. Las nuevas deberán cumplir la normativa del 69 y la actual hasta la aprobación definitiva.

«La intención es que sea un Pla General que nazca con las mínimas complicaciones a la hora de trasladarlo al Consell», desea Monserrat que recuerda que para la elaboración del documento se ha dialogado con todos los partidos buscando «la máxima transparencia». «Será un proceso largo», admite el alcalde que fija en cuatro años el periodo para alcanzar la aprobación definitiva. Se ha constituido una comisión de seguimiento y las reuniones se han hecho a puerta cerrada entre los grupos políticos y el equipo redactor. «Las propuestas no iban marcadas por las formaciones. Ha sido el equipo redactor quien ha discutido su viabilidad. Estamos ante una aprobación inicial que se merece tener un consenso político», afirma el alcalde, que deja claro que "no queremos hacer bandera política, ni preparar un conflicto". "Como equipo de gobierno nos implicamos este equipo, el que había y el que vendrá para que no haya obstáculos por parte de la corporación municipal. Hay que dedicar todos los recursos necesarios para que el tiempo que transcurra entre la aprobación inicial y la definitiva sea el mínimo posible", defiende el primer edil.

Una vez aprobado, el periodo de exposición pública se alargará hasta principios de febrero, en vez de 45 días habituales. Asimismo se habilitará una oficina de atención a la ciudadanía y a las entidades para que puedan consultar los documentos.

El crecimiento de población que prevé el Pla General es «mesurado» hasta un máximo de 30.000 habitantes. En la actualidad, hay 18.000. «No queremos que Felanitx quede estancado, se apuesta por rehabilitar zonas de centro para cohesionar los núcleos con un crecimiento urbanístico moderado», explica el alcalde Jaume Monserrat.

Además, Felanitx será uno de los primeros municipios en tramitar el Pla General y el Pla d’Ordenació Detallada (POD). Se han realizado seis POD (Felanitx, Cas Concos,s’Horta, Cala Ferrera y Cala Serena, Portocolom y suelo rústico) para adaptarse a la nueva ley de urbanismo balear. Al ser de competencia municipal, lo que permitirá es que sean documentos de revisión y actuación inmediata.

Compartir el artículo

stats