Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fent i desfent | El Consell pide a turoperadores no promocionar las puestas de sol en Formentor

Concentración de vehículos particulares en el faro de Formentor, en una imagen de hace varios veranos. D. M.

Contra el poder de las redes no hay artillería, por Rosa Ferriol

Querido, ahora que hay regidores que nos ven por la calle y nos espetan un «el fent i desfent!», queda claro que nuestro tándem periodístico se afianza como un auténtico dúo Pimpinela. Pensaba dedicarle la sección pero como el solleric va a polémica por mes, ya habrá tiempo. Hoy nuestro prota vuelve a ser Sevillano, que clama a los turoperadores que no promocionen las puestas de sol en Formentor porque a las siete, cuando se levantan las restricciones, las aglomeraciones se producen de nuevo y de nada sirven sus medidas. Para algo bien que hace, le sale rana. Tendrá que ampliarlas. No hay otra, más que nada que el mayor daño de la saturación de la isla es el postureo en Instragram. El hashtag #Formentor lo peta en esta red social. O sea que, Joan, a nuestro Iván no le quedará otra que ampliar el horario si quiere proteger el faro porque contra el poder de las redes sociales no tiene artillería para luchar. A no ser que acceda a comer con nosotros y le hagas un curso exprés de soltar carga explosiva, que se te da de perlas.  Deseando ver tu obra lista [muy sexy no estás con tu outfit deportivo-picata] , me despido desde Villa Mora 2 con amor. Posdata: haber sido tu corresponsal en tu ausencia se compensa con una buena polémica.

Ver la puesta de sol es algo pletórico, por Joan Mora

Amada mía, estoy encantado de saber que tengo buena sucesora, te falta alguna que otra clase pero en estas estoy. Me encanta manipularte a mi libre albedrío. Dicho esto, mi semana vacacional [como bien has dicho metiéndote con mi outfit] ha estado marcada por los trabajos albañiles y alguna que otra polémica vecinal. Soy especialista en declarar guerras, así que si nuestro Sevillanito necesita lecciones de artillería porque no está contento con los turoperadores que le arruinan sus medidas protectoras, aquí estamos. De todas maneras, mi mayor consejo es que bien se instale definitivamente en otro planeta o que se deje de bobadas, ponga los pies en la tierra, y nos deje ir tranquilos a ver la puesta de sol. Le aconsejo, además, que se enamore. Así entenderá que presenciar el ocaso en el faro de Formentor es algo pletórico que nos llena de pasión. Dicho esto, nuestro dúo va viento en popa. Eso sí, el día que al concejal solleric le toque pasar por nuestra trituradora, dejará de lado su risita polissona y entenderá por qué ahora mismo su socio de El Pi me frunce el ceño al verme y algún que otro policía, también. Al fin y al cabo esta sección es una fábrica de hacer «amigos» y, encima, me pagan por ello. ¡Desde Sóller con amor!

Compartir el artículo

stats