Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Convocan una concentración para reclamar una «Vermada digna»

La cita es este sábado a las 11.30 horas frente al ayuntamiento de Binissalem

Convocan una concentración par reclamar una «Vermada digna»

Este sábado a las 11.30 horas se ha convocado una «concentración respetuosa» frente al ayuntamiento de Binissalem para reclamar una «Vermada digna». Y es que por segundo año consecutivo, Binissalem se queda sin fiestas, lo que ha desatado la polémica en el municipio. En el cartel que llama a la protesta, se critica que el equipo de gobierno no ha hecho nada para tener una «Vermada digna» y le acusan de malgastar el dinero. Critican las "restricciones desproporcionadas" y que el alcalde "ha mentido" cuando dijo que "no aplicaría restricciones como el año pasado". Acusan al equipo de gobierno de "aplicar restricciones sin sustento legal, que son dictadas por cuatro vecinos del centro que no entienden el espíritu de este pueblo". "El equipo de gobierno no ha hecho nada para tener una Vermada digna", sentencian los organizadores que acusan a los responsables municipales de "vagos" y de haber "malversado el dinero del pueblo". De momento, el cartel no lleva la firma de los organizadores. "Es anónimo" es la respuesta cuando se pregunta por la fuente organizadora.

El hecho es que el cartel de la convocatoria circuló ayer a bombo y platillo por las redes sociales pero los propios partidos de la oposición también se han hecho eco de la polémica. Así, los populares han asegurado en sus redes sociales que «sa Vermada está de duelo por segundo año consecutivo» y critican que no se haya buscado un "consenso" con los jóvenes y los comerciantes. También cuestionan que no se haya hecho ninguna presentación de las fiestas ni la exposición de artes plásticas. "No se ha hecho nada para tener Vermada", zanjan. "Constatamos que no hay equipo de gobierno para trabajar y que se han gastado todo el dinero", sentencian los populares.

Además de quedarse sin Vermada, la polémica también ha venido alimentada por un bando municipal de cierre de bares y restaurantes. Un bando que ha sido rectificado con un posterior decreto de alcaldía para dejar claro que las restricciones solo afectan a las terrazas, no a los interiores. Así, las terrazas de bares y restaurantes deberán estar cerradas de 17 a 20 horas los días 18, 23, 24 y 25 de septiembre. Pese a la confusión que circula por el municipio de que se cerrarán los bares, el primer edil asegura que el cierre solo afecta a las terrazas mientras que los interiores estarán abiertos. «Es una cuestión de responsabilidad y sentido común», afirma. Lo que se quiere evitar es que se formen aglomeraciones de gente en la plaza tras las comidas en domicilios particulares que se celebrarán con motivo de las fiestas. "Una comida de Trepitjadors puede congregar a 5.000 personas, ¿cómo lo paro luego?", se pregunta el primer edil que recuerda que quiere evitar las aglomeraciones para que no se produzcan brotes de contagios. Además recuerda que otros municipios han optado por cerrar los bares durante unas horas por la tarde para evitar que se formen aglomeraciones y botellones. Es el caso, por ejemplo, de Felanitx durante la jornada de Sant Agustí o Pollença por La Patrona, que en este caso obligaban a cerrar la restauración al completo durante la tarde.

Compartir el artículo

stats