Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El virus de la lengua azul se extiende a toda la isla con 32 focos activos confirmados

Agricultura sospecha de la existencia de otros 25 brotes que están en estudio - Un 56,7% de los animales ya han sido vacunados, pero se han registrado reinfecciones - La Cooperativa Pagesa de Pollença lamenta la muerte de casi 500 ovejas

Ayer se produjo una reunión de seguimiento de la lengua azul en la conselleria de Agricultura. | CAIB

Ayer se produjo una reunión de seguimiento de la lengua azul en la conselleria de Agricultura. | CAIB

El virus de la lengua azul avanza imparable en Mallorca. La conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación ha confirmado la existencia de 32 focos activos de esta enfermedad infecciosa que afecta a rumiantes salvajes y domésticos y que ya se ha extendido a todas las comarcas de la isla. Además, la Conselleria sospecha de otros 25 focos que todavía no se han confirmado.

Todos los casos detectados por el Govern pertenecen a explotaciones inscritas en el Registro Interinsular Agrario (RIA). Por otra parte, también se analizan otros casos, algunos de ellos ya confirmados y otros en estudio, en explotaciones de autoconsumo que están al margen del citado registro oficial.

La vacunación también avanza rápidamente y se calcula que actualmente un 56,7 por ciento de los animales están vacunados, según los datos de hace dos semanas facilitados ayer por Agricultura. En este sentido, fuentes de la Conselleria explican que durante los meses del otoño el peligro de transmisión del virus aumenta de forma considerable, ya que el mosquito culicoide que transmite la enfermedad está más activo entre septiembre y noviembre que durante los meses restantes del año. «La vacunación disminuye la progresión de la enfermedad, pero obviamente esta sigue activa todavía», apuntan las fuentes de Agricultura.

Reinfecciones preocupantes

No obstante, los técnicos han podido constatar que se han producido reinfecciones de animales que ya habían recibido la vacuna, algo que preocupa mucho al sector. Del mismo modo, también se observa con inquietud la existencia de numerosos animales sin inocular, como en el caso de las cabras, para las que todavía no hay una vacuna. Agricultura asegura que está en contacto directo con el Ministerio y el laboratorio de referencia ubicado en Algete (Madrid) para tratar estas cuestiones. En cualquier caso, asegura que «son casos leves y los animales se recuperan bien con el tratamiento». Además, añade que «la mortalidad del serotipo que afecta a Balears es baja, si bien todavía no hay indicadores concluyentes». Desde la Conselleria aconsejan a los ganaderos la desinsectación de las explotaciones.

Ayer mismo se produjo una reunión con veterinarios de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS) para hacer un seguimiento del brote.

En algunos municipios con tradición ganadera como Pollença el virus ha provocado mucho daño en las explotaciones. El presidente de la Cooperativa Pagesa de Pollença, Martí Solivellas, calcula que el virus de la lengua azul «ha matado entre 400 y 500 ovejas», lo que supera el tres por ciento del total de animales que explotan los asociados, cifrados en unos 14.000. «Afecta principalmente a explotaciones pequeñas; algunos payeses que tienen pocas cabezas de ganado han perdido el 50% del total de los animales», señala.

Solivellas calcula que entre el 80 y el 90% de las ovejas de la cooperativa ya están vacunadas. También lamenta que la demanda de carne de oveja ha disminuido en el municipio como consecuencia de la enfermedad.

Compartir el artículo

stats