Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden la protección del Moll de Portocolom como elemento único

El Gremi de Margers, ARCA y Salvem Portocolom reclaman una reunión urgente con el Consell y el Govern para que emprendan las «medidas necesarias» para conservar el muelle

Imagen general del Moll de Portocolom que debe ser restaurado.

Imagen general del Moll de Portocolom que debe ser restaurado.

El Moll de sa Duana debe estar protegido como «elemento único» del patrimonio de Mallorca. Así lo exige el Gremi de Margers, ARCA y Salvem Portocolom, tres entidades que han pedido una reunión «urgente» con la vicepresenta del Consell de Mallorca, Bel Busquets, y el conseller de Movilidad del Govern, Josep Marí, con la finalidad de conseguir que las dos instituciones emprendan las «medidas necesarias» para conservar el moll de Portocolom con una «restauración respetuosa y fiel al empedrado existente». Tanto la conselleria como el departamento insular de Cultura y Patrimonio han trasladado a las tres entidades su propósito de celebrar dicha reunión.

El objetivo de los margers, de ARCA y de la plataforma Salvem Portocolom es que se ponga en práctica la protección efectiva del empedrado original. «Puertos hay muchos pero como el Moll de sa Duana, hechos de piedra, solo hay uno», argumentan. Cabe recordar que la voz de alarma la dio el Gremi de Margers a principios de septiembre con un informe alternativo que alertaba de la posible alteración «irreversible» del diseño y de la técnica constructiva originales.

Basándose con la muestra del futuro empedrado llevada a cabo por la empresa concesionaria de las obras, los margers avisan que el aspecto será «totalmente diferente», lo que conllevará su «desaparición». «El diseño histórico con piedras magistralmente colocadas se sustituirá por otro con piezas mucho más distanciadas y con separaciones llenas de mortero», alertan desde el Gremi de Margers.

Por ello, los margers que cuentan con el apoyo de ARCA y Salvem Portocolom, reclaman la rectificación de un informe previo del departamento de Cultura, Patrimonio y Política Lingüística del Consell de Mallorca que da «por buena» dicha modificación. «Consideramos que el último informe es erróneo porque da por bueno un sistema constructivo que cambiará totalmente la fisonomía del empedrado porque no es el sistema original», avisan desde el Gremi de Margers, que aseguran que «la muestra realizada incurre en distintos errores que quedan descritos en el informe de Patrimonio como recomendaciones o advertencias», lo que «no asegura la corrección de la ejecución del empedrado». Los profesionales del sector agrupados en la citada asociación consideran que el proyecto debería mantener la técnica constructiva del ‘empedrat de capserrat’ y el dibujo original en el que las piedras están «magistralmente colocadas por artesanos del pasado».

Asimismo, el gremio considera «claramente insuficiente» el presupuesto destinado a dicha restauración y critica que no se haya llevado a cabo una búsqueda de los puntos de extracción originales para lograr el mismo tipo de piedra en la rehabilitación del Moll de sa Duana.

Compartir el artículo

stats