Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manacor abre una pionera escuela para convivir con la psoriasis

El hospital comarcal inicia mañana miércoles un espacio con pacientes para combatir los signos cutáneos y los efectos psicosociales de la patología: «Nos interesa ayudar a desestigmatizar lo que rodea la psoriasis»

El doctor Vicenç Rocamora junto a Aina Vila.

El doctor Vicenç Rocamora junto a Aina Vila.

Manacor estrena este miércoles una escuela para combatir los signos cutáneos de la psoriasis y los efectos psicosociales derivados de esta patología. Una iniciativa pionera en Baleares que parte del servicio de Dermatología del hospital, con el fin de ayudar a conocer mejor a los pacientes, su patología y mejorar su salud física y mental. «Nos interesa mucho ayudar a desestigmatizar lo que rodea la psoriasis. En Instagram o en las redes sociales no verá a nadie con psoriasis, ni con vitíligo o con acné; esto puede provocar una presión social y mucha preocupación entre quienes lo sufren, porque se pueden llegar a sentir fuera de la sociedad paralela de las redes sociales», explica el doctor Vicenç Rocamora.

Se trata de dar visibilidad a una enfermedad crónica que, antiguamente, incluso se confundía con la lepra; de la que se conoce el nombre pero de la que aún cuesta hablar. Organizada por el centro hospitalario (con los profesionales Rocamora, Aina Vila y María Inmaculada Guilarte a la cabeza), la escuela se distribuirá en grupos de pacientes y en sesiones periódicas cada cuatro o cinco meses, «con la intención de ir avanzando en la información y normalización, donde se tratará de explicar la enfermedad, su tratamiento y cómo mejorarla modificando sus hábitos de vida tanto físicos como mentales. Así como la importancia de la práctica de deporte».

En estos momentos la prevalencia en la comarca es del 2% (de los que un 20% de casos son graves; lo que supone que si el área de acción del hospital abarca unas 150.000 personas, aproximadamente 3.000 sufren este tipo de psoriasis y unas 300 la tendrán de forma moderada-grave. «Aun así, en países nórdicos el efecto es mayor. Por ejemplo en Suecia llegan al 3% y en Islandia a un 4%. Por eso muchos alemanes o suecos afectados, en invierno eligen países con más horas de sol, como herramienta terapéutica que puede ayudar a controlar la enfermedad, ya que además se ha comprobado que sube el estado de ánimo. «Este aspecto nuestros pacientes ya lo tienen ganado, no tienen que viajar para hacer helioterapia».

Hoy sabemos que la psoriasis se puede llegar a controlar con medicamentos. Se ha avanzado mucho en este sentido durante los últimos 10 años, y aunque los tratamientos son caros, no lo son tanto como antes, «con lo que ahora se puede tratar a muchos más pacientes que antes y en consecuencia ayudar a controlar la enfermedad en edades más precoces. Se puede llegar a ‘blanquear’ casi totalmente», recuerda Rocamora. «Tenga en cuenta que no sólo hablamos de psoriasis en manos, pies o axilas, sino también en genitales, cabeza o uñas. Además, asociado a la enfermedad, tenemos que el 30% de afectados sufren dolores articulares, llamada artropatía psoriásica. Por eso es tan importante la educación y enseñar qué signos de alerta de afectación articular deben saber. Fíjese la repercusión que puede tener en una persona, que la preocupación y la angustia que pueden llegar a sentir es equiparable en algunos casos a un cáncer o una diabetes. Recientemente una encuesta pedía a los enfermos a cuántos años de vida renunciarían por ‘curarse’, y la media contestaban que entre 2 y 3».

La psoriasis, definida como una enfermedad crónica inflamatoria que provoca una alteración del sistema inmune, tiene una parte de transmisión genética. Aunque la psoriasis puede manifestarse a cualquier edad, sí es verdad que suele ser más común que aparezcan brotes entre los 20 y los 40 años, así como otro a los 70. «También podemos decir que está asociada a patologías psicológicas».

Compartir el artículo

stats