Este 14 de septiembre se cumplen cinco años de la muerte del ‘sineuer’ Biel Llull, policía local que ejercía en Palma, atropellado por una conductora ebria mientras practicaba ciclismo en la carretera de Palma junto a su hijo pequeño, que resultó ileso. La pareja de Biel, Victòria Riutort Mestre, ha publicado este martes un artículo en la revista local Díngola en el que lamenta que, después de estos cinco años, «sigue sin hacerse justicia», ya que «la persona causante del accidente hace una vida normal en algún lugar del mundo, habiendo hecho caso omiso a la sentencia y aferrándose a todos los recursos disponibles para no cumplirla».

Victòria asegura que en ningún momento ha sentido «fijación ni rabia» hacia las personas que atropellaron a su pareja (la conductora y una acompañante, ambas francesas), pero siempre ha tenido «claro» que «debía cumplirse la sentencia impuesta por el juez y debía hacerse justicia».

No obstante, lamenta que «a nivel judicial, a día de hoy, sigue prácticamente como el primer día», ya que la sentencia de dos años y medio de cárcel impuesta a la autora del atropello «no ha sido ejecutada». Recuerda que todos los recursos presentados por la condenada han sido desestimados y que, ante la notificación de entrada a prisión, «ella no se presentó en los juzgados». Desde el mes de marzo hay una orden de captura internacional que «tampoco se ha hecho efectiva».

La pareja del joven muerto en 2016 considera que la sentencia «es papel mojado» y que la justicia «no ha actuado en consecuencia», lo que provoca «decepción e impotencia» en la familia, que el sábado homenajeará a Biel en el cementerio de Sineu.