Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La perra Maya, una guía hacia la comunicación

El programa de la Fundació Es Garrover, en colaboración con S'Hort Vell, ha logrado que personas con trastornos mentales se expresen, despojándose de miedos e inseguridades, y fortalezcan su autoestima

Maya, una guía hacia  la comunicación

Maya, una guía hacia la comunicación

Maya se ha convertido durante dos meses en el salvoconducto de una decena de personas con trastornos mentales (la mayoría de ellos con esquizofrenia), al lograr que se despojen de sus miedos e inseguridades para dar paso a la comunicación -tanto verbal como no verbal-, además de fortalecer su autoestima y mejorar las relaciones sociales.

«Era uno de los objetivos -aclara la coordinadora del programa y miembro de la Fundació Es Garrover de Inca, Magdalena Socias-, aunque los resultados han superado las expectativas». Así, esta perra, a través del primer programa de intervención asistida con canes en el que también ha colaborado la entidad S’Hort Vell (anteriormente se había desarrollado con caballos), ha conseguido que los participantes se abran y se expresen, propósito que no se había podido culminar con las terapias tradicionales. «Sorprende la rapidez con la que Maya ha conectado con ellos, y demuestra que hay otras maneras de intervenir», asevera Socias. En palabras de la coordinadora del proyecto, se ha puesto de manifiesto que la palabra no es la única vía de comunicación: «Hay otras maneras de expresarse, más corporales, que establecen vínculos y nada tiene que ver con el lenguaje verbal».

Según defiende Socias, hay que abrir el camino a la innovación, ya que las técnicas de hace cincuenta años no siempre son efectivas. Por ello, dice, la filosofía de la fundación es investigar para mejorar la calidad de vida de este colectivo.

Maya, una guía hacia la comunicación Es Garrover

Con los primeros resultados sobre la mesa, todos los participantes han presentado mejoría. El perfil era muy similar: personas entre 50 y 65 años, que presentaban un deterioro cognitivo, dificultad a la hora de gestionar sus emociones así como de comunicarse y con problemas a la hora de resolver un conflicto. Maya, con la dulzura y bondad que la caracteriza, ha sabido ahondar en su interior y explotar su potencial, ayudándoles a comunicarse. Y todo ello se ha desarrollado a través de actividades lúdicas y dinámicas en las que estas personas no han dejado pasar ni una sola sesión. «Es un buen síntoma constatar que la participación ha sido del 100%. Estaban felices de venir a ver a Maya y jugar con ella», manifiesta Socias.

Por ello, ante el «éxito» de esta prueba piloto, desde la Fundació Es Garrover trabajan contrarreloj para que este proyecto se alargue en el tiempo, ya que ocho sesiones «les ha sabido a poco». Lo ideal -afirma Socias- es que se pueda ejecutar todo el año, aunque primero deberán combatir el primer obstáculo: la financiación. Una vez superado, confían en que Maya, u otros perros como ella, puedan ayudar a las personas con enfermedades mentales, a fin de hacerles la vida un poco más fácil.

Compartir el artículo

stats