Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fent i desfent | Turbulencias políticas en Sóller

Fent | El error de atacar a la fuente informativa

Me quedo tranquila cuando te califican como periodista de referencia pero me enfurece que un partido que no sirve ni para mandar en su casa, te acuse de hacer mal tu trabajo. Y la realidad es que cuando un político ataca a la fuente informativa es que ésta está en lo cierto. Me sabe mal que los sollerics tengan que aguantar a regidores que no están a la altura del cargo. ¿Cómo se explica que el regidor de El Pi presente a bombo y platillo el proyecto del aparcamiento de la calle Cetre junto al alcalde y luego tenga la santa cara de argumentar un “no es un sí, ni tampoco un no” para justificar su abstención en el pleno? Eso sí, Carlos búscate mejores aliados para gobernar y no, como dice mi querido Joan, estos aficionados. ¿Qué no habrá represalias? ¡No te lo crees ni tú! Tiempo al tiempo. Lo que sí sé es que los regionalistas han elegido mala víctima atacando a mi Mora. En toda nuestra relación, he discutido una vez con él y no pienso hacerlo nunca más. Es de lo único que me arrepiento. Me costó un mes reconquistarle pero puse todo mi empeño porque, aunque digas que me amargas con tus llamadas, la realidad es que sin ellas mi día a día no tiene el salseo que solo Mora sabe ponerle a la vida. ¡Desde el Pla con amor!

Desfent | La culpa es de Simarro por pactar con aficionados

He de admitir, querida Rosa, que todavía me gusta más una buena polémica que una buena comida. Y los de El Pi me lo han puesto en bandeja. De ahí, amada mía, que siempre tengas un ‘no’ cuando me invitas a comer. Prefiero amargarte la vida y seguir discutiendo contigo por teléfono. Me pone. En cuanto a esos de El Pi de Sóller, no estoy para aguantar según qué impertinencias y que intenten ponerme a parir a la mínima de cambio. Con sus 300 votos mandan en Sóller, o sea que en el salón de Villa Mora cabemos más. Y es que son lumbreras esos, dignos para una tesis doctoral. Resulta que la concejalía de El Pi invierte en recursos para elaborar un anteproyecto para el polémico aparcamiento de la calle Cetre de Sóller. Después su concejal se da codazos con el alcalde para presentarlo ante la prensa para que luego, en el pleno que debía aprobarlo, salga el regionalista para abstenerse, cargarse su propio proyecto y espetar que “no es un sí, ni tampoco un no”. Y quedarse tan pancho sin pestañear tras el ridículo. No me extraña que el Monjo de Santa Margalida o el Pastor de Manacor quieran formar otro partido. La culpa es de Simarro, por pactar con aficionados. ¡Desde Sóller con amor!

Compartir el artículo

stats