Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bunyola desbloquea el proyecto de edificio multiusos de Can Gual con una inversión de 900.000 euros

En la primera fase se adaptará el edificio a la normativa con un nuevo patio interior y se construirán los aparcamientos de la primera planta y una plaza

Imagen actual del edificio de Can Gual, inacabado desde hace 15 años.

Imagen actual del edificio de Can Gual, inacabado desde hace 15 años.

Luz al final del largo túnel en el que se encuentra desde hace quince años el edificio municipal a medio construir de Can Gual. El pleno del pasado miércoles aprobó el proyecto de la primera fase de recuperación y reforma de lo que en origen debía ser la obra pública-privada más ambiciosa del municipio: un edificio multiusos con aparcamientos, locales comerciales y de servicios, que se empezó a construir en 2007 y que fue víctima de la crisis financiera de 2009, que lo dejó solo con el esqueleto a medio construir después de que la empresa adjudicataria presentara suspensión de pagos.

Desde entonces, el esqueleto inacabado del edificio se degrada formando parte del paisaje de Bunyola a pesar de los trámites realizados por varios equipos de gobierno para recuperarlo. En 2013, el Consistorio lo adquirió en el concurso de acreedores por 95.000 euros y ahora se adapta a la normativa urbanística. El pleno aprobó la primera fase del proyecto de reforma con los votos a favor del equipo de gobierno (EOB-Suma per Bunyola) y la abstención de la oposición (AVI, PP y Vox). Supondrá una inversión de 899.914 euros y las obras se licitarán en los próximos días para que puedan empezar antes de finalizar el año y tienen una duración prevista de nueve meses, según explicó el alcalde, Andreu Bujosa.

Maqueta del proyecto de Can Gual de Bunyola.

Aparcamientos y patio interior

La principal novedad del proyecto es que se abrirá un patio interior en el bloque a medio construir para que el edificio no ocupe el cien por cien del solar -un requerimiento urbanístico- y poder así ofrecer ventilación a los aparcamientos y futuras infraestructuras municipales que se prevén instalar en la segunda planta.

Esta primera fase supone la adecuación de todo el complejo, además de la construcción de un aparcamiento público en la planta baja con capacidad para unos 80 vehículos. En la segunda planta se habilitará un local para estacionar los vehículos municipales. El Consistorio se ha comprometido también a respetar a los ciudadanos que en su momento adquirieron un aparcamiento a la empresa adjudicataria.

Los locales que por el momento quedarán sin uso en la primera planta se ofrecerán al Govern para construir un nuevo centro de salud y trasladar allí el centro de día.

En la parte superior quedará una nueva plaza pública de 350 metros cuadrados a la cual se accederá con una rampa y un local cuya finalidad no está decidida, aunque podría destinarse a la nueva escoleta municipal.

«Can Gual se transformará en una infraestructura municipal clave, centralizando servicios sociosanitarios modernos y actualizados y ayudando a mitigar la problemática del aparcamiento en el pueblo», concluyó el alcalde Bujosa en la presentación del proyecto.

Compartir el artículo

stats