Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma del Defensora se desbloquea tras casi dos años

Sóller podrá iniciar en octubre la segunda fase de la reforma del teatro - Los trabajos quedaron paralizados en 2019 tras expirar el plazo previsto

Trabajos realizados durante la primera fase de la obra. J.M.E.

El ayuntamiento de Sóller ha conseguido desbloquear un proyecto que llevaba más de un año enquistado sin una solución clara a la vista. La mesa de contratación acordó la semana pasada adjudicar los trabajos de la segunda fase de reforma del antiguo teatro Defensora Sollerense para que puedan reanudarse a partir del próximo mes de octubre.

El proyecto que ahora se encuentra en vías de reactivarse cuenta con un presupuesto de 600.000 euros, el 80% de los cuales aporta el Govern balear a través de los fondos que gestiona el Consorci Borsa d’Allotjaments Turístics, mientras que el resto que se necesita proviene de recursos municipales.

La adjudicación del proyecto pone punto y final a un largo proceso administrativo que arrancó en 2019 hasta ahora, un tiempo durante el cual el consistorio ha sacado a licitación hasta en dos ocasiones diferentes la reforma del teatro, aunque tuvo que declarar desiertos los dos concursos por falta de licitadores. Esta situación obligó al municipio y Conselleria de Turisme a pactar una prórroga en los plazos para evitar perder los fondos aportados por este departamento.

El concejal de Patrimonio, Jaume Bestard, manifestó su satisfacción por haber adjudicado finalmente el proyecto de reforma. A la vez, aseguró que las obras podrían arrancar en el mes de octubre, tan pronto como se liquiden los trámites administrativos relacionados con la adjudicación acordada por la mesa de contratación del ayuntamiento.

La segunda fase servirá para finalizar la reforma estructural tanto interior como exterior del edificio. Los acabados tendrán que esperar a fases posteriores que todavía no tienen ni fecha ni presupuesto asignado.

Un proyecto con gafe

La rehabilitación del teatro es un proyecto que ha tenido que esperar casi veinte años para empezar a rodar. No fue hasta la pasada legislatura cuando el ayuntamiento consiguió fondos supramunicipales para afrontar la rehabilitación y puso en marcha un concurso de ideas para decidir cómo se hacía la reforma. El proyecto fue adjudicado a un gabinete de arquitectos de Madrid.

Pero la adjudicación de la obra no fue más que el inicio de una concatenación de problemas, que tuvieron su momento cumbre cuando la primera fase tuvo que paralizarse en 2019 sin haber concluido ya que había transcurrido el plazo legal para ejecutarlas. Problemas con la adjudicataria y la empresa que a su vez había contratado, acabaron de enredar la situación.

El ayuntamiento tuvo que revisar el proyecto, incluir en la segunda fase los trabajos que no se concluyeron en la primera y actualizar los presupuestos. Pese a ello, la obra salió en dos ocasiones a licitación pública sin que ninguna empresa optara al contrato. Finalmente, el ayuntamiento tuvo que realizar un procedimiento negociado que la semana pasada finalmente concluyó con la adjudicación de la obra.

Con la segunda fase se completará la reforma estructural del edificio. En las posteriores se realizarán los enlucidos, el embellecimiento del interior, su equipamiento y la correspondiente dotación de mobiliario. Desde el ayuntamiento estiman que los trabajos y acabados requerirán alrededor de un millón más.

Compartir el artículo

stats