Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Biodiversidad

Nace por primera vez en Mallorca una cría de buitre leonado en cautividad

La población de buitres negros se consolida en la isla con 33 nuevos ejemplares jóvenes

La cría de buitre leonado que, por primera vez, ha nacido en cautividad en la finca de la FVSM en Campanet.

La población de buitres negros, una especie autóctona de Mallorca, vive actualmente uno de sus mejores momentos en la isla, después de que se haya constatado la presencia de 33 jóvenes ejemplares nacidos este año de un total de 46 parejas reproductoras y que ya sobrevuelan los montes de la Serra de Tramuntana

Además, la otra gran especie de buitre presente en Mallorca, el leonado, que llegó hace una década por su cuenta, también atraviesa un buen momento reproductivo ya que se han contabilizado hasta 21 pollos volanderos que han nacido en las zonas de nidificación ubicadas en el ámbito del santuario de Lluc. Asimismo, por primera vez se ha completado con éxito el nacimiento de un pollo de buitre leonado en cautividad, concretamente en el centro que la Fundació Vida Silvestre Mediterrània (FVSM) tiene en el municipio de Campanet. Este ejemplar, una vez haya crecido de forma suficiente, será enviado a un proyecto de reintroducción de esta especie en Europa.

La FVSM ha aportado este viernes las cifras sobre la evolución de las poblaciones de buitres en la isla con motivo de la celebración del Día Internacional de los Buitres, que coincidirá el sábado con una jornada de puertas abiertas en su sede de Campanet para mostrar su trabajo en el campo de la conservación de esta majestuosa ave.

Las buenas noticias no acaban aquí. Y es que otra ave carroñera de escasa presencia en la isla, el alimoche, también mejora los datos de reproducción con el nacimiento de su primera cría en la Serra de Tramuntana, en concreto en la finca pollencina de Ternelles. Esta especie, también conocida con el nombre de moixeta voltonera, se había extinguido en la isla, donde dejó de tener presencia durante décadas, hasta que se estableció una pareja en la Serra del Llevant a principios del actual siglo.

Ewelyn Tewes, bióloga y directora de la FVSM, explica que este año es uno de los que más nacimientos de buitres negros ha habido en Mallorca desde la recuperación de la especie. «La población se recupera muy bien», señala. Este año se ha realizado una vigilancia durante 44 días en las zonas de nidificación del voltor negre, controlando un total de 76 nidos. 

En las tareas de vigilancia han participado más de 50 voluntarios de la FVSM, que han informado a más de 200 excursionistas de la presencia de los nidos en cinco puntos diferentes de la Serra. La cifra de senderistas se ha multiplicado por diez con respecto al pasado año debido a la masificación que ha registrado la Tramuntana con motivo de la pandemia.

Compartir el artículo

stats