Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cosso reaparece en Felanitx y Magaluf

Sant Agustí recupera la "alegría" de los felanitxers que han podido vivir "una fiesta nuestra", lejos de las masificaciones de antes de la pandemia. El Cosso protagoniza su particular “Operación Cossoluf" en las redes sociales para denunciar el "doble rasero de las instituciones"

El Cosso reaparece en Felanitx y Magaluf Xavi Aguiló

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El Cosso reaparece en Felanitx y Magaluf Xavi Aguiló

Comercios cerrados, calles vacías y un aire perezoso de domingo. Así ha amanecido el segundo Sant Agustí tras la pandemia, una jornada que tras una revetlla tranquila, las llamadas al seny del ayuntamiento de Felanitx, el amplio dispositivo de seguridad y el precedente de 2020 prometía ser tan descafeinada como la del año pasado. Sin embargo, cerca de las 9 de la mañana, cuando muchos felanitxers y felanitxeres todavía se limpiaban las legañas, el sonido lejano de las xeremies ha empezado a escucharse descendiendo hacia el centro desde la zona del parque de Sa Torre, donde los cosseros suelen reunirse antes de la tradicional resurrección de la Quica.

Alrededor de las nueve y media vecinos de la Calle Roca d’en Boira han asegurado haber visto pasar a toda velocidad un extraño triciclo conducido por tres individuos del que sobresalía la Quica resurrecta. A las diez, dos policías locales desplegados en la zona también han declarado haber asistido al paso de la vistosa comitiva en dirección al replà de la iglesia de Sant Miquel, junto a la Font de Santa Margalida. Sin previo aviso, de forma totalmente espontánea, cuadrillas de jóvenes y no tan jóvenes ataviados con sus pañuelos rojos al cuello han ido apareciendo en las calles, plazas y terrazas del centro.

Decenas de cosseros han ocupado ya a esa hora entre variats y rebentats las mesas de los bares en la plaza de Ses Palmeres, mientras las xeremies sonaban a pocos metros, en el replà, donde la penya ha permanecido concentrada en un ambiente festivo y alegre durante cerca de una hora, esperando la misa solemne del Convent y el posterior baile de los Cavallets.

Mientras tanto, a pocos metros los Cavallets han acudido al Ayuntamiento para encontrarse con las autoridades locales y ser acompañados hasta la iglesia del Convent, aunque cada vez está menos claro quién acompaña a quién y quiénes son los verdaderos representantes del pueblo en ese tradicional trayecto. Hasta última hora se ha estado discutiendo si los Cavallets bailarían en el templo o en la plaza, como antes de la pandemia, pero finalmente se ha decidido que "no se puede restringir y al mismo tiempo llamar a la fiesta" según declaraciones de políticos locales, por lo que el baile ha tenido lugar en el interior de la iglesia.

25

El Cosso reaparece en Felanitx y Magaluf Xavi Aguiló

Poco antes del final de la misa y de que los Cavallets hayan empezado a bailar, los cosseros han irrumpido de nuevo en escena. Un centenar largo de personas ha bajado por la calle Roca d’en Boira entre vítores y el canto de los ya tradicionales himnos cosseros. Se han situado en el centro de la plaza, frente a la puerta de la iglesia, y de su peculiar triciclo han extraído vasitos de helado de fresques de la empresa local Neu D’Or, el más apreciado por los felanitxers y felanitxeres, que han empezado a repartir entre las familias. Agentes de la policía local han velado por el cumplimiento de la normativa y han acordado amistosamente con los cosseros la posterior disolución del grupo. "Quién nos iba a decir que la pandemia devolvería la fiesta a los felanitxers y felanitxeres", ha declarado una joven madre de dos niños pequeños. "Se había masificado mucho los últimos años. Hoy vuelve a ser una fiesta nuestra, para el pueblo", han coincidido varias voces. De hecho, se ha respirado una sincera alegría a aquella hora en la plaza frente al Convent.

Poco después el grupo ha ido dispersándose y la tranquilidad ha vuelto a las calles del pueblo, donde por la tarde los bares tienen prohibido abrir sus puertas para evitar aglomeraciones.

Operación Cossoluf

En paralelo a su inesperada irrupción en las calles, El Cosso ha lanzado durante la mañana en las redes sociales el vídeo “Operación Cossoluf”, que viene a sustituir el clásico pregón alternativo que se pronunciaba en la Plaza de S’Arraval la mañana de Sant Agustí. El viernes por la noche decenas de cosseros se fueron de fiesta en Magaluf para demostrar y denunciar el doble rasero de las instituciones a la hora de aplicar las restricciones sanitarias, que según ellos son diferentes para los nativos y para los turistas. Diferentes vídeos y fotos de la noche de El Cosso en Magaluf corrían como la pólvora a la hora de redactar esta crónica en las redes sociales.

Compartir el artículo

stats