Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plásticos del mar para vestir el parc de Can Marí

El Ayuntamiento avisa que es una manera de sensibilizar de que no se lancen residuos al mar

Uno de los voluntarios que se encargará de cuidar las plantas. B.C.

El parque de Can Marí de Artà cuenta con un espacio de descanso obra de la artista local Laura Hedrosa en coordinación con los servicios sociales del ayuntamiento de Artà. El espacio habilitado dentro del parque consta de una pérgola con cuadro bancos y cuatro maceteros de hormigón blanco, decorados por la artista, con la ayuda de siete personas procedentes de los servicios sociales. Para la decoración se han empleado plásticos provenientes del proyecto de limpieza del litoral y torrentes que se ha realizado en los últimos meses y también de plásticos recogidos en el Parc Verd del municipio.

El coste del proyecto es de unos nueve mil euros que corresponden mayoritariamente a becas sociales, mientras que unos 700 euros se han destinado a la adquisición del material necesario.

Técnica

Las personas becadas de los servicios han aprendido la técnica para poder llevar a cabo las propuestas que ellos mismos tenían. La regidora de Asuntos Sociales del consistorio artanenc, Aina Comes, destacó la doble vertiente que tendrá el proyecto. Por una parte, hace referencia a la denuncia de los vertidos de plásticos al mar y que hay que sensibilizar en que no se pueden lanzar al mar. Por otra parte, también servirá como un espacio testimonio de todos estos plásticos que llegan a nuestra costa y para que los jóvenes de las escuelas que los visiten tomen conciencia de ello.

Entre el materia usado para su decoración, se encuentran plásticos y microplásticos, bastoncillos higiénicos y tapones arrastrados por el mar al litoral.

Inauguración del nuevo espacio urbano. | BIEL CAPÓ

La pérgola constará de un espacio sombreado, que proporcionarán cuatro jazmines y un árbol sembrados en ella. Era necesaria una zona así dentro del parque, después que hace unos tres años se tuvieran de talar muchos pinos centenarios por riego de caída, y precisamente sobre el espacio dejado por uno de estos grande pinos, se ha plantado un lladroner, que junto con los jazmines de las macetas estarán al cuidado de algunos vecinos jubilados que los regarán y cuidarán todo el año de manera altruista y totalmente voluntaria.

En su inauguración, estaba Cristóbal Rodríguez, uno de estos voluntarios que aprovechó la ocasión para regar las plantas y cuidar la sandía que nace al pie del lladroner, sembrada por él mismo.

Compartir el artículo

stats