Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galilea homenajea a Barceló y Ferrà, con la ausencia de familiares

Parte de la familia de Joan Ferrà Ferrà, asesinado por falangistas en el 36, lamenta la «falta de sensibilidad» del Ayuntamiento

Tareas de exhumación en el cementerio de Calvià para identificar víctimas del franquismo. J. L.IGLESIAS

El ayuntamiento de Puigpunyent celebró esta semana un pleno extraordinario en Galilea que ratificó una declaración institucional para condenar la ejecución de Tòfol Barceló y Joan Ferrà, dos vecinos de la pequeña localidad que fueron asesinados por los fascistas en el verano de 1936. En su recuerdo, cada año, se organiza la denominada Caminata por la Memoria, en dirección a Calvià.

Sin embargo, hubo un borrón en la conmemoración, porque una parte de la familia de Joan Ferrà Ferrà no asistió al pleno extraordinario al que estaban invitados, en señal de protesta por lo que consideran «falta de sensibilidad» del gobierno municipal presidido por el alcalde socialista Antoni Marí a la hora de abordar la memoria histórica.

En declaraciones a este diario, el nieto de Joan Ferrà Ferrà, Joan Ferrà, ofreció una serie de argumentos para justificar la postura de esta parte de su familia. En primer lugar, lamentó que el pleno extraordinario de conmemoración se haya demorado tanto. En este sentido, recordó que el Gobierno municipal se comprometió a realizarlo a principios de 2020, sin que se haya celebrado hasta entrado el verano de 2021.

Asimismo, criticó el hecho de que aún no se haya colocado la lápida sobre la tumba de su abuelo, cuyos restos están enterrados en el cementerio de Puigpunyent. Cabe recordar que, a principios de 2019, se consiguieron identificar los restos mortales de Joan Ferrà en el cementerio de Calvià, después de unos intensos trabajos de exhumación.

Tòfol Barceló

En cambio, esos trabajos no pudieron identificar el cadáver de Tòfol Barceló al no poder cotejar el ADN con ningún familiar vivo. Otro de los argumentos expuestos por Ferrà es que el ayuntamiento de Puigpunyent sólo se sumó «deprisa y corriendo» a la iniciativa de Memòria de Mallorca para que las banderas oficiales de los consistorios ondeasen a media asta en señal de condena del golpe de Estado del 18 de julio. Ferrà aseguró que no cree que el Ayuntamiento «actúe con maldad», pero sostuvo que no ha habido «voluntad ni sensibilidad». Ante estas palabras, el alcalde Marí remarcó que no quería entrar en ninguna polémica. «Respetamos a todas las familias de las víctimas y les damos apoyo absoluto», dijo.

Marí destacó el éxito de la iniciativa Caminada per la Memòria para dignificar el recuerdo de estas víctimas de Galilea. La iniciativa, recordó, fue impulsada por Memòria de Mallorca y la Agrupación Socialista local. «Ha sido un acto muy participado y popular, con el objetivo de devolver sus restos a Puigpunyent y de dar a conocer los hechos a la sociedad», declaró.

El alcalde manifestó también que el pleno extraordinario de conmemoración en Galilea se hizo el 23 de agosto de este mes, cuando se han cumplido 85 años de esos asesinatos. Si no se hizo antes, fue por los condicionantes sanitarios de la pandemia, dijo.

Comunicó por otro lado que el Ayuntamiento tiene previsto colocar en breve la lápida de Joan Ferrà Ferrà, al tiempo que enfatizó que nadie puede dudar del compromiso socialista con la defensa de las libertades y la condena del franquismo.

Compartir el artículo

stats