Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un último vuelo en aguas ‘pollencines’

Port de Pollença, que será sede de la Federación Europea de Hidroaviación, conmemora el 50 aniversario del ‘Dornier 24’

15

Un último vuelo en aguas ‘pollencines’ R.F.

La bahía de Pollença ha sido escenario de la conmemoración de los 50 años del último vuelo del Dornier 24 desde Port de Pollença a Friedrichshafen, en Lago Constanza. El recuerdo histórico ha estado regado de actualidad ya que la casa Dornier Seawing ha elegido las aguas pollencines para presentar su último modelo de hidroavión , el Dornier Seastar. El espectáculo en el mar y aire, que ha congregado a importantes personalidades del mundo de la aviación, ha estado servido. De hecho, la celebración ha contado con Conrado Dornier, alto ejecutivo de la compañía y nieto del fundador de la dinastía Dornier.

El presidente de la Fundación Aeronáutica Mallorquina, Miguel Buades, muestra su orgullo de poder «promocionar el Port de Pollença». Todo ello, avanza, va a culminar del 24 al 26 de septiembre con el I Congreso de la Hidroaviación, que se celebra en España y que tendrá lugar en tierras pollencines. Contará con la participación de directivos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea Española, además de comisarios de transportes de Bruselas para «poner las bases para una unificación conjunta de la ley de la hidroaviación en Europa». De hecho, avanza Buades, el Port de Pollença será la «sede de la Federación Europea de Hidroaviación, que saldrá de este congreso. El objetivo es promocionar el Port de Pollença como una base de investigación, desarrollo y estudio en temas de hidroaviación».

Y en este 50 aniversario, no ha faltado José Luis Ferragut, el piloto que hace cinco décadas realizó el vuelo que ahora la Fundación Aeronáutica Mallorquina y la Asociación Ibérica de Aviación Anfibia conmemoran. Ha recordado todas las anécdotas del Dornier 24 en una ponencia.

Compartir el artículo

stats