Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | Obligados a mendigar igualdad y promesas

Balears sigue llevando Costas a cuestas, lo cual es especialmente gravoso en una comunidad insular. Hoy el perímetro de Mallorca casi se puede medir enlazando problemas, caducidades y casos a la espera de resolución que sueñan con señales de vida y gestión por parte de Demarcación de Costas.

Todos ellos se ven superado ahora, por efecto de la actualidad, con el escándalo que supone el impago prometido de la mitad de la reparación adelantada por los ayuntamientos de Capdepera y Manacor para paliar los destrozos causados por el temporal Gloria en enero de 2020. El verbo siempre locuaz de Aina Calvo se encarga de amainar el palpable temporal de decepción que la insensibilidad ministerial mantiene ante una dilación que la misma Delegada del Gobierno intenta revertir sobre la buena fe de las actuaciones municipales adelantadas. La calma durará poco si los resultados deben ser los mismos que los obtenidos por Calvo en la alcaldía de Palma por mucho que ahora se preste a hacer de introductora en Madrid a los alcaldes agraviados. No conviene descuidar los recursos en elaboración.

Dice la Delegada del Gobierno que Manacor y Caperera no quisieron retranquear sus paseos marítimos y que por eso el ministerio no puede pagar sin haber concluido el trámite de su concesión municipal. Tal pulcritud administrativa no se tuvo en cuenta sin embargo al incentivar el adelanto municipal del dinero.

Compartir el artículo

stats