Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

No vagi per dit | A Simarro le crecen los enanos con los aparcamientos

El espejo que sirve para ver el semáforo.

El espejo que sirve para ver el semáforo.

A los grandes proyectos que promueve el alcalde de Sóller, Carlos Simarro, le crecen los enanos por todos sitios. Si hace unos meses tuvo la oposición de los vecinos del Port que se levantaron contra el proyecto de crear un edificio de aparcamientos en el polvorín del Cingle, ahora son los residentes del Camp Llarg quienes se oponen al traslado de un club de petanca en su zona. Su mudanza es primordial para el alcalde para construir otro edificio de aparcamientos, este en la calle Cetre. Los vecinos del Camp Llarg no quieren ruidos, dicen. 

La escasa sensibilidad de la Policía Local 

Algunas veces la Policía de Sóller demuestra con sus hechos que tiene escasa sensibilidad. Con eso de querer promocionar su labor, que nadie se la discute, se pasó de frenada cuando el otro día su responsable de redes sociales no tuvo otra ocurrencia que divulgar que había actuado para evitar un suicidio de una menor cuando todo el mundo ya le había puesto cara y nombre. Poca vista.

Siguen los piques entre el PP y Sebastià Aguiló 

El teatro de paja de Sóller da mucho juego. Tras la polémica de su presunto plagio, el teatro de pacas está sirviendo de trasfondo este verano de las divergencias entre el PP y Sebastià Aguiló. Tanto que ahora juegan a contraprogramarse. Unos organizan actos culturales por un lado y, el otro, también. Incluso se solapan, algo que demuestra poca coordinación entre miembros del mismo gobierno.

La chapucilla del semáforo de la calle de Sant Nicolau 

Més per Sóller ha sido quien ha abierto la veda a las críticas al cambio de lugar del semáforo situado en la calle de Sant Nicolau de Sóller. Casi ningún conductor lo ve porque ha sido colocado justo detrás de una esquina. La chapuza es tal que incluso se ha tenido que colocar en el lado opuesto un espejo para que los conductores se percaten de su existencia. Més reclama una solución.

Compartir el artículo

stats