Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Can Vallès, el pulmón de Deià

El casal que construyó el secretario del Arxiduc Lluís Salvador ya es del Ayuntamiento u Será sede de la Policía Local, Servicios Sociales y Urbanismo - Sus jardines se convertirán en el eje vertebrador del pueblo - Hoy hay visitas guiadas

8

Can Vallès, el pulmón de Deià Joan Mora

«Can Vallès ja és del poble. Can Vallès ja és teu». Así reza la pancarta que corona el emblemático casal deianenc, un palacete que construyó el secretario del Arxiduc Lluís Salvador, Antoni Vives. Un palacete que tras ser el hogar del hombre de confianza del Arxiduc pasó a manos de una familia de industriales catalanes, una familia que durante los años 50, 60 y 70 permitió que las salas nobles fueran testigo de los principales eventos sociales de los vecinos de Deià. Ahora, y tras pasar por distintos propietarios, dicho palacete de 900 metros cuadrados de edificación, 1.700 jardines y 550 de aparcamiento es oficialmente de Deià. De hecho, esta mañana dominical abre las puertas a visitas guiadas. Esta semana se ha firmado la compra tras un proceso que se ha prolongado un año y medio. La operación ha costado tres millones de euros que el Consistorio ha sufragado, en su mayoría, con el superávit acumulado en los últimos años y que «el Estado tenía inmovilizado por la aplicación de la Ley Montoro y que, en su día, el pleno decidió incumplir para poner los ahorros de la gente a disposición de la gente». Son palabras del alcalde Lluís Apesteguia, que confiesa sentirse «orgulloso y contento» por todo lo que implica que Can Vallès sea de Deià. «Es como darle un corazón, un pulmón en el centro del pueblo». «Este anhelado espacio servirá de elemento vertebrador del pueblo, un espacio de encuentro en pleno núcleo urbano. El corazón de Deià. La compra de Can Vallès nos permitirá ser más pueblo», sentencia Apesteguia. «Es una demanda del pueblo desde hace décadas, un anhelo hecho realidad. La gente está muy ilusionada», explica el primer edil que deja claro que con la compra «de forma inmediata consolidamos la propiedad del aparcamiento» sobre el que pesaba un proceso de expropiación forzosa con una tasación de 1,3 millones de euros, un proceso que también fue uno de los motivos que «nos empujó a comprar la totalidad del inmueble ya que los propietarios exigían que expropiásemos el aparcamiento». (Vea aquí la galería)

Can Vallés goza de 1.700 metros cuadrados de jardines en el centro del pueblo, lo que «permitirá tener una zona de ocio en el corazón de Deià», que al no tener plaza «no disfruta de un punto de encuentro entre vecinos». De hecho, avanza el primer edil, «los jardines serán lo primero que se abrirá a vecinos y visitantes». «A lo largo de estas semanas se están acondicionando y se podrán abrir al público, además también servirán de escenario de diversas actividades ya que son inmensos. Se convertirán en la plaza del pueblo», señala mientras unos operarios llevan a cabo las primeras tareas de adecuación de los jardines.

Y de los jardines, al agua. La compra permitirá reducir la dependencia del municipio de los camiones de agua que a diario abastecen la localidad. Y es que el bien incluye cuatro horas de agua de la Font des Racó. «El problema de agua es claro, a diario llegan camiones, y como la propiedad cuenta con cuatro horas de acceso al agua de la fuente, esta agua se incorporará a la red pública», explica.

El edificio suma 900 metros cuadrados. «La estructura básica del edificio está en buen estado pero necesita una intervención tras estar años abandonado, además se deben redistribuir los espacios porque de vivienda pasará a tener otra utilidad. Se irá reformando por fases», detalla Apesteguia. «La intención es hacer un proceso participativo para que los vecinos aporten sus ideas pero está claro que una parte de los servicios municipales se trasladarán a Can Vallès. Por ejemplo, las oficinas de la Policía se trasladarán al casal ya que actualmente están en un local alquilado». También se mudarán al palacete las dependencias de Servicios Sociales y de Urbanismo, que son los departamentos «más colapsados» en la sede consistorial y requieren un mayor espacio. También se trasladará el archivo municipal.

Asimismo se dedicará un espacio a un vivero de nuevas empresas no dedicadas al turismo o a la construcción ya que «uno de nuestros principales objetivos es la diversificación económica», por ello, «las pequeñas empresas de otros sectores se podrán instalar en Can Vallès a un bajo precio ya que el handicap que tienen para instalarse en Deià es el precio del local. Es una manera de favorecer la diversificación económica y conseguir que haya más actividad económica durante todo el año».

«Las salas nobles se conservarán porque son una maravilla», deja claro, pero serán un espacio multifuncional y albergarán la pinacoteca municipal. También habrá un espacio museizado en la primera planta que tendrá relación en cómo el arte se ha relacionado con la Serra de Tramuntana, además se podrá acceder al mirador de la torre. «En los próximos años se irán adecentando los distintos pisos del inmueble según un plan de usos que se confeccionará de forma participada», asegura el primer edil.

El casal de Can Vallès perteneció a Antoni Vives, secretario del Arxiduc Lluís Salvador. La configuración actual del edificio responde a una reforma realizada a finales del siglo XIX y principios del XX sobre una edificación anterior. Su carácter es ecléctico y mezcla elementos regionalistas con otros de carácter italianizante e incluso neogótico.

En el palacete vivió el secretario del Arxiduc y su familia. Luego pasó a manos de una familia de industriales catalanes que fueron los propietarios que más tiempo tuvieron el casal. «Gran parte de las reformas interiores corresponden a esta familia», explica el primer edil tras recorrer las inmensas dependencias que ha adquirido el Ayuntamiento. En los últimos tiempos lo han ido comprando distintas empresas y ha habido proyectos de convertirlo en un hotel pero nunca han cuajado. Y no cuajarán porque ahora Can Vallès es el auténtico «corazón de Deià».

Compartir el artículo

stats