Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Multas de 60.000 euros en Pollença por infracciones durante las fiestas

Los bares deberán cerrar entre las 16.30 y las 19.30 horas del 2 de agosto, día de la Patrona

Una gran bandera de Pollença ondea en el Ayuntamiento.

Una gran bandera de Pollença ondea en el Ayuntamiento. Ajuntament

El ayuntamiento de Pollença podrá imponer multas que oscilan entre los 3.000 y los 60.000 euros por el incumplimiento de las normas que se han impuesto para garantizar la seguridad durante las fiestas de la Patrona que se llevan a cabo estos días. Ayer por la mañana, la institución municipal celebró la Junta Local de Seguridad presidida por la delegada del gobierno, Aina Calvo, y el alcalde Tomeu Cifre y que contó con la presencia de mandos de la Guardia Civil, Policía Local y la dirección general de Emergencias.

El objetivo de la reunión era el de organizar el dispositivo de seguridad de las fiestas patronales, con especial atención al cumplimiento de las medidas covid y el control de los botellones. Para garantizar que se cumplan las normas se pondrá un marcha un «amplio dispositivo de seguridad» integrado por agentes de la Policía Local, la Guardia Civil y seguridad privada.

El alcalde Tomeu Cifre ha dictado un bando en el que se recogen las principales normas que los vecinos y vecinas deberán respetar durante estos días festivos, especialmente el próximo 2 de agosto, día de la Patrona, a pesar de que el simulacro de moros y cristianos no se celebrará por segundo año consecutivo debido a la actual situación sanitaria.

El bando de alcaldía prohíbe a los locales de restauración colocar barras exteriores y dispensar bebidas a través de las puertas y ventanas. Además, todos los bares deberán cerrar entre las 16.30 y las 19.30 horas del próximo 2 de agosto. Por la noche, la hora máxima de cierre ha quedado establecida a la una de la madrugada.

Tampoco estará permitido el uso de envases de vidrio en la vía pública ni la venta de alcohol a los menores de 18 años. La venta ambulante de bebidas o comida queda prohibida y tampoco podrá venderse material pirotécnico.

La organización de reuniones o fiestas esporádicas tanto privadas como en la vía pública donde se produzcan aglomeraciones serán consideradas como infracciones graves, así como la participación en algunas de estas concentraciones ilegales. Las infracciones graves serán sancionadas con cantidades que van desde los 3.000 a los 60.000 euros.

El incumplimiento de alguna de las otras normas del bando municipal será castigado con multas de hasta 750 euros.

Compartir el artículo

stats