Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fent i desfent | Un trabajador municipal de campos denuncia amenazas de un regidor

Fent | Una serie de éxito garantizado

Pese a que mi descanso vacacional menorquín ha terminado, estoy contenta, Joan. Y es que tenemos todos los puntos para que la docuserie municipal creada por el tándem Ferri-Mora sea un éxito. ¿Y si hacemos una escapada para escribir los dos primeros capítulos? Serían como unas mini vacaciones. Y es que no nos tendremos que estrujar demasiado la cabeza porque alcaldes, alcaldesas, regidores y regidoras de turno nos lo sirven en bandeja. Evidentemente el primer capítulo lo dedicaríamos a Santa Margalida y a su alcalde que ordena a la policía a solo identificar a la gente que no es normal. La segunda entrega nos trasladaría a Campos, donde la sala de desayuno de la brigada estaba empapelada con pósteres de mujeres desnudas y semidesnudas. Ha estado allí toda la vida, justifican. «Menuda jilipollez», espeta un regidor tras la denuncia de un trabajador municipal. Ya te digo, Joan, no sé si estamos en pleno siglo XXI o si hemos retrocedido unas cuantas décadas [o siglos]. Raro es que no den la culpa a las vacunas, que visto los argumentos aportados, casi que serían más creíbles. Lo dicho, ya que en agosto Netflix rueda en Sóller, prepara tu infalible artillería conquistadora que nos tienen que comprar la serie.

Desfent | La pequeña Sicilia se instala en la part forana

Bueno, bueno, bueno. Tú llegas de vacaciones y yo no sé cuando podré irme para disfrutar las mías y ya organizas nuevas salidas para que nos escapemos... «a escribir guiones». Reina, no seas tan explícita con nuestras intimidades que pronto nos pondrán la lengua encima y ya basta lo que ya lo están haciendo. No saques más secretos de alcoba que serà gros. El folletín de Santa Margalida y ahora el de Campos me hacen recordar que Mallorca es como un apéndice de Sicilia. Alguien escribió un libro con algo así. En todo caso, no me negarás que en ambos pueblos hay ciertos aires que nos recuerdan a la película El Padrino. Oye, y me encanta porque nos dan vidilla a los que vivimos de escribir noticias. Esta es la Mallorca que me gusta. El fet diferencial que dirían algunos. Me da mucho morbo pensar que un día de estos tendremos que noticiar que alguien se ha encontrado la cabeza de un caballo en su cama por un hecho ordenado por algún caudillito de nuestra Part Forana, o que algún otro concejal lenguaraz escupe su veneno contra el pringao de turno. En fin, Rosa-Rosae, esto es Mallorca que nos recuerda que vivimos en un paraíso distinto a los demás. Ojo, el mismo de Joan March. ¡Desde Sóller con amor!

Compartir el artículo

stats