Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los promotores del festival taurino de Inca piden alejar la protesta a 500 metros

El Ayuntamiento obliga a la empresa organizadora a cumplir la normativa de forma escrupulosa

Imagen de la concentración antitaurina celebrada en octubre de 2019 frente al coso de Inca.

Imagen de la concentración antitaurina celebrada en octubre de 2019 frente al coso de Inca. ENRIQUE CALVO

La empresa Tauroemoción, organizadora del festival taurino con picadores previsto para este viernes por la tarde en Inca, ha solicitado al Ayuntamiento de la localidad que la protesta convocada por dos entidades animalistas a la misma hora frente a la plaza de toros se aleje a una distancia mínima de 500 metros del coso para no entorpecer la celebración del festival, que tendrá carácter benéfico y contará con la participación de varias figuras del toreo como Enrique Ponce o El Cordobés, entre otros.

El regidor de Bienestar Animal del Consistorio, Biel Frontera (Més per Inca), confirmó ayer que la institución ha recibido la petición de la empresa promotora, pero precisa que el Ayuntamiento no es competente sobre esta materia y que deberá ser Delegación del Gobierno la institución que decida esta cuestión.

Sin embargo, fuentes de esta institución confirmaron ayer que la protesta ha sido autorizada, previa solicitud de las entidades convocantes, en la Plaça Antoni Mateu, el mismo espacio donde históricamente se han llevado a cabo este tipo de concentraciones, ubicado justo enfrente del coso taurino y a una distancia que permite una separación prudente entre los antitaurinos y los asistentes a la corrida. Ayer por la tarde, Delegación del Gobierno todavía no había recibido ninguna solicitud de la promotora del evento taurino para cambiar la ubicación de la protesta.

El Teatre Principal de Inca, en una imagen de ayer. | J.FRAU

Protocolo

El ayuntamiento de Inca ha obligado a la empresa promotora del festival taurino a presentar un protocolo que garantice el cumplimiento «escrupuloso» de la ley y del reglamento taurino. En este sentido, el regidor Frontera explica que la entidad organizadora no estaba por la labor de garantizar algunas de las medidas obligatorias, aunque finalmente se habría comprometido a cumplirlas, especialmente en lo que se refiere al control antidopaje tanto de toros como de toreros. También se vigilará de forma escrupulosa que se respeten las prohibiciones de entrada de menores a la plaza y de fumar, así como las medidas específicas con motivo de la covid. «Ha costado, pero la empresa se ha comprometido a cumplir todo lo que indica la ley balear porque en caso contrario no obtendrían la autorización», añade Frontera, que aplaude el trabajo de los técnicos municipales.

El edil de Més expresa su «disgusto» con la celebración del evento taurino, aunque admite que es un «acto privado» que el Ayuntamiento no puede vetar si se cumple la normativa. «Espero que algún día dejen de hacerse, de momento participaré en las protestas antitaurinas como siempre he hecho», concluyó Frontera.

La última corrida celebrada en la ciudad se saldó con sanciones

El ayuntamiento de Inca quiere evitar a toda costa que se repitan los incumplimientos de la normativa que se produjeron en el último evento taurino celebrado en la ciudad, en octubre de 2019, que se saldó con sanciones a los organizadores por no haber realizado el control antidopaje a los animales y a los toreros, un requisito obligatorio previsto en la Ley balear de regulación de las corridas de toros. El Consistorio abrió un expediente por infracción grave y propuso una sanción de 6.000 euros para el torero ‘Campanilla’, organizador del evento, y de 1.001 euros a la presidenta del festival.

Compartir el artículo

stats