El Consell de Mallorca, con la contribución a partes iguales del ayuntamiento de Alcúdia y del Govern, ha adquirido los terrenos de Sa Tanca de Can Domènech por un importe de 1,1 millones, una operación estratégica desde el punto de vista patrimonial, porque permitirá ampliar la zona arqueológica de Pol·lèntia.

Así lo subrayó ayer la presidenta del Consell, Catalina Cladera, durante una visita a estos terrenos, en que enfatizó: «Ha habido dificultades y era una reivindicación de hace años para ir ampliando la zona arqueológica de Pol·lèntia, y finalmente, ya es una realidad».

«La compra implica, por un lado, la protección inmediata del área arqueológica de la ciudad romana y los restos que pueda haber en la finca, que ya están en una propiedad pública. Y, por otro lado, la posibilidad de seguir investigando y crear un futuro centro de referencia de la cultura clásica del mediterráneo », dijo Cladera.

Ciudad romana

Por su parte, la alcaldesa de Alcúdia, Bàrbara Rebassa, resaltó la importancia de incorporar esta finca al patrimonio público, una operación que, consideró, «es importante para Alcúdia, Mallorca y Balears», ya que supone un «primer paso para futuras actuaciones que desde el ayuntamiento hace años que se reclama, como es un espacio específico dedicado a la ciudad romana».