Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Catalina Vadell Directora gerente del hospital de Manacor

«La sensación es de cansancio e indignación»

«La inconsciencia de unos pocos está haciendo un daño horroroso a la sociedad»

Catalina Vadell, directora general del hospital.

Catalina Vadell, directora general del hospital. Sebastià Sansó

Directora gerente del hospital de Manacor. El centro comarcal anunciaba ayer que el notable aumento de casos de covid en planta y en la UCI provocarán la eliminación de zonas quirúrgicas que deberán ahora dedicarse a los nuevos casos, y en detrimento de las operaciones programadas

No hemos aprendido mucho, ¿verdad?

La inconsciencia de unos pocos está haciendo un daño horroroso a la sociedad y a los profesionales sanitarios que luchan cada día, y que ya están muy cansados por todo el tiempo que llevamos de crisis.

¿Cuál su estado de ánimo y el de la plantilla del hospital comarcal?

La sensación es de cansancio, pero también con un punto de indignación. La gente no es consciente del daño que está haciendo, a todo el mundo, no tan solo a los profesionales que ahora les toca hacer un nuevo esfuerzo extra.

¿El ritmo de ingresos ya es preocupante o está dentro de las previsiones?

Ayer [por este martes] tuvimos un total de ocho ingresos en planta… y usted pensará que son relativamente pocos si nos remontamos a los más de 40 que llegamos a tener en plena pandemia. Pero con la diferencia de que aquello ocurrió con todos confinados y sin vacunas. El problema está en que todos los esfuerzos que dedicamos a los enfermos de covid debemos restarlos a la atención de los enfermos no covid, y eso nos parte el alma.

¿La UCI de Manacor puede soportar el ritmo de estos últimos días?

En estos momentos, nuestra UCI dispone de 6 boxes, en el momento más álgido llegamos a contar con 17, pero eso significó que tuvimos que ganar espacio en detrimento de áreas quirúrgicas, es decir, que pudimos programar menos operaciones y prácticamente solo contamos con Urgencias, paritorios y operaciones oncológicas. Como casi con toda seguridad va a pasar ahora. Mire, ahora mismo tenemos a tres pacientes positivos por covid en la UCI, pero eso es porque durante estos días hemos podido derivar cinco a la Unidad de Curas Intensivas del hospital de Son Espases, porque, si no, serían ya ocho, lo que para nosotros, como le decía, es insostenible.

No son buenos augurios…

Si tenemos un solo ingresado más por coronavirus que tenga que pasar a UCI, deberemos crear otra. Es decir, disponer de dos, una para pacientes covid y otra para pacientes ‘normales’ por así decirlo. En Son Espases o Son Llàtzer ya van apurados a día de hoy. La situación vuelve a ser preocupante. Habilitar otra UCI significa que deberemos deshabilitar quirófanos para ello, y lo primero será el área quirúrgica de operaciones sin ingreso.

Y coincidiendo con los meses de verano.

Eso es. Esta nueva subida coincide con un gran incremento de urgencias diarias que debemos atender y que complican el trabajo. En estos momentos, estamos atendiendo más de 250 urgencias diarias, lo cual vuelve a ser brutal. Sobre todo, teniendo en cuenta que durante el primer trimestre del año la media estuvo en 137 al día y durante el segundo de 178. En 15 días, el hospital vuelve a estar a tope.

¿Cómo afecta al funcionamiento normal del hospital?

Mire, hoy [por ayer] no hemos podido ingresar en planta a 21 pacientes que así lo requerían, simplemente porque no hay camas, no hay un espacio libre en planta. El hospital está al cien por cien.

Hay voces críticas que apuntan a una reducción del personal sanitario coincidiendo con el verano. ¿Hasta qué punto esto es así?

La reducción del número de profesionales viene acarreada única y exclusivamente por el periodo estipulado de vacaciones, que, evidentemente y después de todo lo ocurrido, se las tienen bien merecidas. En ningún caso porque se haya reducido la plantilla de cara a los meses de verano. Los que estamos aquí estamos sudando mucho para mantener la cobertura adecuada que requiere la situación. La gente hace turnos extra también para cubrir las bajas de sus compañeros confinados.

¿Sigue afectando de manera sustancial?

Este también es un dato que habla por sí solo y que reafirma la tendencia. Hace 15 días teníamos a un solo profesional sanitario confinado por ser contacto estrecho y ningún caso positivo en toda la plantilla. En estos momentos tenemos nueve confinados y dos positivos.

¿A qué se debe este nuevo rebrote?

Sobre todo a la inconsciencia. Hace unos días hablaba con el microbiólogo del hospital y gran experto en la pandemia, Xavier Mesquida. Coincidimos en que estábamos en un buen momento y que quizá se notaría el verano en la incidencia de ingresados, pero que podría sobrellevarse… y ya lo ve. Pienso que la gente ha creído que esto se había acabado e insisto en que todavía no es así, y que en passarem un fum. Hay que ser responsables y pensar que esto también puede tener consecuencias turísticas a corto plazo, por no pensar con la cabeza y querer correr más de la cuenta. Que saldremos de esta, seguro que sí… pero a ver a qué precio.

¿Qué dicen los datos?

Por hacer una comparación. Según los datos que tenemos, el pasado 30 de junio en los 15 municipios que forman el área sanitaria de influencia del hospital de Manacor se detectaron 22 casos, que sumados a los de toda esa semana fueron 101. Solo durante el día de ayer fueron 50 y 249 acumulados en los últimos 7 días. Es decir, en sólo dos semanas, hemos más que doblado los casos.

Visto en perspectiva ¿la decisión de no obligar a llevar mascarilla en exteriores fue un error?

No es tanto la obligación de llevarla o no, como el hecho simbólico que representa. Da la sensación de que el peligro ya ha terminado y no es así. Pagaremos un precio por ello. Uno de los más inmediatos en lo que a nuestro centro se refiere es que este verano queríamos operar al 100% a las personas que estaban en lista de espera y no podremos.

Compartir el artículo

stats