Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agricultura detecta la presencia de lengua azul en 25 explotaciones ganaderas

«El ritmo de propagación no es acelerado», señalan en la Conselleria

La finca de Son Maixella, en Valldemossa, acogió el inicio de la inmunización en Mallorca. | CAIB

La finca de Son Maixella, en Valldemossa, acogió el inicio de la inmunización en Mallorca. | CAIB

Primeras inyecciones de vacunas contra la otra alarma sanitaria a la que se enfrenta Balears en estos tiempos de lucha contra el coronavirus. La conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación inició ayer la inmunización contra la enfermedad de la lengua azul, que afecta al ganado ovino y bovino y cuya presencia ya se ha detectado en 25 explotaciones ganaderas.

Las primeras dosis de vacunas del tipo Bluevac Btv 4 se inocularon a animales de la finca de Son Maixella, en Valldemossa, un proceso que arranca después de que el pasado uno de julio el Govern decretase la emergencia sanitaria.

La previsión de la Conselleria es tener a los animales vacunados a finales del mes de octubre. Las autoridades autonómicas reiteraron que la lengua azul no implica ningún riesgo para los humanos y recordaron que no se transmite por el consumo de carne o de leche de los animales infectados.

La consellera de Agricultura, Pesca y Alimentación, Mae de la Concha, quien visitó la finca donde se inició la vacunación, destacó la rapidez con que se ha puesto en marcha la campaña, ya que, recordó, «hace tan sólo 12 días se declaró oficialmente el brote y, este lunes, ya se ha comenzado la vacunación». Según detalló la consellera, la lengua azul «estaba erradicada en España y, por tanto, es muy importante que el foco no se extienda, ni siquiera hacia la península».

Mitad norte de la isla

A la visita de Son Maixella asistió también el director general de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Fernando Fernández, quien explicó que se ha detectado la enfermedad en 25 explotaciones ganaderas. Estas instalaciones están situadas, sobre todo, en la mitad norte de Mallorca, en municipios como Pollença, Escorca, Inca, Sineu y Campanet. Precisamente, en este municipio, se detectó ayer el último caso.

Mae De la Concha asistió al inicio de la vacunación. | CAIB

En todo caso, Fernández quiso remarcar que «el ritmo de propagación no es muy acelerado», al tiempo que agregó que «Menorca, por ahora, no ha comunicado explotaciones con sintomatología». Respecto a la posible incidencia del brote de lengua azul en las exportaciones, detalló que, a partir de hoy, el Govern contactará con las diferentes comunidades autónomas para «tener claro» qué condiciones exigirán para los animales procedentes de Balears. Y apuntó que, por lo general, una vez vacunados, a los 21 días estos pueden empezar a comercializarse. El pasado viernes, ya llegaron a Balears el medio millón de dosis de Bluevac Btv 4 que se inocularán a los animales.

La previsión del departamento autonómico es lograr la inmunización de 208.000 ovejas y 22.500 vacas, más los animales de reposición.

Los veterinarios de las Asociaciones de Defensa Sanitaria (ADS) se encargarán de la vacunación de las explotaciones inscritas a estas asociaciones, y se priorizará la inmunización de las explotaciones que tienen necesidad de mover los animales fuera de Balears y que tengan un censo mayor de ejemplares.

Los veterinarios contratados por los Servicios de Mejora Agraria y Pesquera (SEMILLA), de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, vacunarán al ganado de las explotaciones no inscritas en las ADS.

Virus transmitido por un mosquito

La lengua azul se considera una infección grave y que en otras épocas ha supuesto un grave problema para el sector ganadero. El virus se transmite a través de la picadura de un mosquito. Los primeros síntomas que provoca es que el animal empieza a sufrir fiebre alta, acompañada de mucosidades. Al afectar también a las vías respiratorias, el animal tiene graves dificultades para alimentarse, y al no poder comer, termina muriendo. Las autoridades remarcan que no representa ningún riesgo para las personas, ni por el consumo de carne ni de leche.

Compartir el artículo

stats