Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balears ya cuenta con 500.000 vacunas contra la lengua azul para arrancar la campaña el lunes

Las siguientes en inmunizarse serán las granjas con salida comercial para no paralizar la actividad económica

Dos operarios colocan las dosis contra la lengua azul, que deben conservarse a una temperatura de entre 2 y 8 grados.

Dos operarios colocan las dosis contra la lengua azul, que deben conservarse a una temperatura de entre 2 y 8 grados.

Todo está preparado para arrancar la campaña de vacunación contra la lengua azul. Las 500.000 dosis de BLUEVAC BTV 4 que se inocularán a los animales a partir del próximo lunes llegaron ayer a las islas procedentes de la Junta de Extremadura, tal y como estaba previsto.

Con las muestras en manos del Ejecutivo autonómico, la previsión es la inmunización de 208.000 ovejas y 22.500 vacas, más los animales de reposición. Y como marca el protocolo, la campaña comenzará con la vacunación de las explotaciones que tengan un foco detectado para aislarlo y evitar la propagación, que en estos momentos es de veinte casos en todo el archipiélago balear y hay otros cuatro que están pendientes de ser confirmados por el laboratorio de referencia.

Los siguientes en la lista, según explicó ayer Fernando Fernández, director general de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, serán las explotaciones que tengan una salida comercial, a fin de no frenar el flujo de salida de los animales, y por consiguiente, la actividad económica.

En concreto, y tal y como detalló Fernández tras conocerse el brote de lengua azul en las islas, se inmunizará a todos los animales inscritos en el censo ganadero. De este modo, serán los veterinarios de las Asociaciones de Defensa Sanitaria (ADS) quienes se harán cargo, a partir del próximo lunes, de la vacunación de los animales adheridos a estas entidades. El resto de vacas y ovejas serán inoculadas por los veterinarios contratados por la Conselleria para esta campaña de lengua azul y que suman un total de nueve personas, entre veterinarios, auxiliares y un coordinador de campaña. La previsión del Govern es que la vacunación de todo el rebaño finalice en otoño.

Ayer, el Servicio de Mejora Agraria y Pesquera (Semilla), ente que depende de la Conselleria, se hizo cargo de la logística del traslado y almacenamiento de las dosis de BLUEVAC BTV 4, que se tienen que conservar a una temperatura de entre dos y ocho grados.

Desde la Conselleria de dirige Mae de la Concha indicaron que los ovinos necesitan una dosis, mientras que los vacunos requieren dos, e insistieron en remarcar que la lengua azul no es una zoonosi, de modo que no afecta a las personas. Además, destacaron que no representa ningún riesgo para los consumidores, ni siquiera en cuanto a la carne y a la leche de animales infectados.

Cabe recordar que el primer brote de lengua azul en Mallorca se detectó el pasado 1 de julio. Desde el Govern se confirmó la presencia de esta enfermedad, que afecta a los rumiantes, y se establecieron medidas sanitarias para poner freno a su propagación. Ahora, casi dos semanas después, arranca la vacunación.

Los veterinarios piden calma a la población: «Está controlado»

«La parte sanitaria no me preocupa porque está controlada, lo peor será la comercial». Así se expresa Tolo Palau, veterinario que se integra dentro de las Asociaciones de Defensa Sanitaria (ADS) y uno de los especialistas que podrá comenzar a vacunar a los animales del Raiguer contra la lengua azul «en cuanto tenga las primeras dosis». Palau, que ya se ha enfrentado a dos brotes de lengua azul en Mallorca (en el año 2000 y en 2004), pide calma a la población: «Ya conocemos la enfermedad, los pocos animales infectados están respondiendo al tratamiento, de modo que no hay de qué preocuparse». Según cuenta, tras conocerse el primer caso, se alertó a los ganaderos de que debían fumigar, por lo que juegan con ventaja, y la inmunización será el colofón final. «Sabemos lo que tenemos que hacer, solo necesitamos el material», señala este veterinario, que deberá trabajar contrarreloj este verano para acabar, una vez más, con esta enfermedad.

Compartir el artículo

stats