Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

El valor de las cosas claras

Cuando la proximidad topa con la confusión o la información parcial, existe mucho riesgo de chispazo que acaba en perjuicio y daño. Esto es lo que parece haber ocurrido con los títulos en falso obtenidos por cinco alumnas de danza de la Escola municipal Antoni Torrandell de Inca. Los ayuntamientos, en un afán de ganarse la confianza y el voto de sus administrados, tienden con frecuencia a ofrecer servicios desmesurados a los ciudadanos que muchas veces sobrepasan sus competencias y posibilidades económicas. Es también un modo de suplir lo que otras administraciones regatean o concentran en otros lugares. Las escuelas municipales de música intentan responder a esta realidad, unas han conseguido el reconocimiento oficial y otras no. A la hora de la verdad, el centro de Inca ha podido acreditar el aprovechamiento y la asistencia de las cinco alumnas de danza que ahora se sienten engañadas y con un enfado familiar que hasta la regidora de Cultura, «heredera» del desajuste considera justificado pero no puede solucionar. Queda abierto un pleito por reclamación de responsabilidad patrimonial con reclamación conjunta de 64.175 euros. Es decir, los inquers, tienen muchas posibilidades de acabar pagando el desaguisado municipal, lo cual no solventa el expediente académico de las perjudicadas. La mera información verbal y la buena fe son equipaje insuficiente para circular por el mundo de hoy. Conviene revestir la confianza con base y acreditación documental para que no pasen cosas como las del baile fuera de pista y su armonía de la escuela municipal de Inca. Lo ocurrido puede servir de aviso a navegantes, a futuros alumnos y a centros musicales con timón y rumbo confuso. Conviene tenerlo en cuenta ante la expectativa de un nuevo curso.

Compartir el artículo

stats