Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Amipa del CEIP Es Puig de Lloseta rechaza que se imparta religión islámica

La Asociación de Padres y Madres alega que en un estado aconfesional la enseñanza de cualquier religión debería llevarse a cabo en el ámbito privado y personal

CEIP Es Puig de Lloseta.

CEIP Es Puig de Lloseta.

«No queremos que se imparta religión islámica ni ningún otro tipo de religión en nuestro centro». Son palabras de la Asociación de Padres y Madres (Amipa) del CEIP Es Puig de Lloseta, que rechaza que la escuela se convierta el próximo curso escolar en un centro piloto para impartir la asignatura de religión islámica. Según alega, en un estado aconfesional la enseñanza de cualquier religión debería llevarse a cabo en el ámbito privado y personal. Por ello, exigen a la conselleria de Educación que paralice el proyecto, que todavía está sobre la mesa.

Tras conocer el plan de Educación, desde la Amipa lanzaron una encuesta a las familias: más de 350 han respondido y el 98% de ellas está en contra de impartir religión islámica. Coinciden en argumentar que ofrecer esta asignatura en un solo centro, o unos pocos en la isla, puede provocar «un efecto llamada». Una repercusión para la que la escuela -dicen- no está preparada, ya que actualmente se encuentra al límite de su capacidad con alrededor de 600 alumnos. «Con el incremento de estudiantes subirán las ratios de las aulas o el número de grupos, lo que jugará en contra de la calidad de la enseñanza», aseguran, al tiempo que enumeran las dificultades a nivel organizativas con unas instalaciones que ya han quedado pequeñas. Sobre este punto, remarcan que la implantación de una nueva asignatura obligaría al centro a disponer de tres espacios diferenciados: para cursar valores, religión católica y religión islámica. Un requisito, según afirman, difícil de cumplir.

Además, inciden en que esta medida va en contra del esfuerzo que se viene haciendo desde el departamento de escolarización de la conselleria de Educación «para evitar concentrar alumnado musulmán en unos pocos centros».

Desde la Amipa defienden que algunos de los valores que se transmite en el islam, al igual que en la religión católica, van en contra de los valores que se intentan transmitir en el CEIP Es Puig. «Uno de los objetivos principales de la escuela debe ser enseñar a pensar, no enseñar a qué pensar, por eso los dogmas de fe no deberían estar presentes», justifican.

En este sentido, ante un posible empeoramiento en la calidad de la educación, con el aumento de los grupos, por ejemplo, multitud de familias ya han advertido a través de la encuesta que trasladarán a sus hijos a otros centros escolares. Por ello, reclaman a la conselleria de Educación que paralice este proyecto y deje de ofertar en la enseñanza pública cualquier tipo de religión.

Alertan de «tensiones» entre las familias

Desde la Asociación de Padres y Madres (Amipa) del CEIP Es Puig de Lloseta alertaron ayer en una nota que la propuesta de la conselleria de Educación de utilizar la escuela llosetina como centro piloto para impartir la asignatura de religión islámica está originando «tensiones entre el colectivo musulmán y el resto de familias del centro». Un conflicto, según indican, inexistente hasta el momento, ya que la comunidad magrebí se había integrado bien en la localidad.

Compartir el artículo

stats