Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | El color oscuro de la mala gestión

Se están generando motivos para la alarma justificada al comprobar que dos de los lugares insignias del turismo en Mallorca cambian de color, en sentido negativo, y el conjunto de la imagen de la isla puede volverse más borroso. Ecologistas en Acción asigna banderas negras repelentes a la playa de Son Servera que se atrevió a identificar su topónimo con lo inmejorable y a una de las preferidas por el buen gusto de los pintores de Pollença. Cala Millor se degrada en cala peor debido al «absurdo» de retirar los restos de posidonia y hasta el arenal de Albercutx llegan los reiterados vertidos fecales que el ayuntamiento de Pollença considera ocasionales. Son dos problemáticas conocidas, denunciadas de forma reiterada por entidades de signo diverso y que las autoridades, sobre todo municipales, han negado una y otra vez. Su salida hacia adelante deja un oscuro panorama tanto de mala salud pública como de gestión institucional y política.

Compartir el artículo

stats