Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cladera exige fondos europeos para garantizar «el futuro sostenible» de la Serra

El Consell, el Govern y alcaldes y alcaldesas conmemoran en la plaza de la Cartoixa el décimo aniversario de la declaración de la Tramuntana como Patrimonio Mundial de la UNESCO

Acto del 10º aniversario de la Serra de Tramuntana como Patrimonio de la Humanidad Rosa Ferriol

Fondos europeos como regalo de aniversario. Es el deseo de la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, que aprovechó el acto central con honor a los diez años de la Serra de Tramuntana como Patrimonio Mundial de la UNESCO en la categoría de Paisaje Cultural para reclamar fondos europeos para «garantizar el futuro sostenible de la Serra». «Si en su día la UNESCO supo valorar la Serra como ejemplo de sostenibilidad, diez años después sería justo y necesario que Europa reforzara este reconocimiento con fondos Next Generation que ayuden a consolidar la declaración de paisaje natural y hacerla perdurable en el tiempo», sentenció Cladera en un discurso en el que puso de manifiesto que «los valores de la Tramuntana se han evidenciado aún más durante la pandemia». «Sus caminos han sido el refugio más preciado para millares de mallorquines y mallorquinas que han redescubierto el placer de caminar por este paraje maravilloso».

Catalina Cladera y Nadal Torres, con Martina Rosselló tras soplar la tarta con las diez velas. R. F.

«La Serra lo tiene todo para ser el ejemplo de turismo de calidad que queremos todo el año», dejó claro Cladera, que señaló que el sector primario debe actuar como palanca de desarrollo para el futuro sostenible de la Tramuntana. También remarcó que están gestionando la marca Serra de Tramuntana porque la promoción del producto local es básica. Abogó por la economía verde y la agroecología, además de crear un centro de excelencia internacional de construcción de la pedra en sec. En este punto, adelantó que la Escola de Margers se pondrá en marcha tras el verano. También destacó que se está trabajando para que entre a trámite a final de año la Llei Serra en el Parlament con el objetivo de que quede aprobada en 2022.

La plaza de la Cartoixa de Valldemossa, escenario para celebrar el acto de aniversario. | R.F.

Tanto Cladera como el alcalde de Valldemossa, Nadal Torres, coincidieron en que la Serra «no es solo una postal» pero la presidenta del Consell mostró su compromiso para seguir promocionándola como plató cinematográfico. «La imagen de Valldemossa es icónica pero no somos una postal o un belén, somos historia», sentenció el primer edil, que puso de manifiesto la «presión humana» que sufren los municipios que conforman la Serra. Se quejó del bajo rendimiento de las explotaciones agrarias, reclamó más recursos para «este inmenso paraje natural que se extiende de Andratx hasta Pollença» y aseguró que el «único camino» a seguir es el del trabajo conjunto y coordinado entre ayuntamientos, Consell y Govern. En la misma línea, la presidenta del Govern, Francina Armengol, recordó la necesidad de seguir trabajando en la preservación de «un tesoro natural que es frágil» y que tiene tanto «valor ecológico». Armengol reivindicó la Tramuntana como un «referente paisajístico, patrimonial, deportivo, turístico y de biodiversidad».

Y tras los parlamentos, llegó la tarta de manos de Martina Rosselló, protagonista de la campaña del décimo aniversario de la Serra como patrimonio mundial, que sopló las velas junto a Armengol, Cladera y Torres. El colofón final de la celebración llegó de la mano de la sección de cuerda de la Simfònica que interpretó Quatre estacions a Mallorca de Joan Valent y La Serra de Tramuntana de Antoni Mairata.

En el acto asistieron numerosas autoridades, el popular Llorenç Galmés aprovechó para poner en valor que «sin la intervención de los propietarios es inviable mantener los valores de la Serra y lo único que tiene de Cladera es mucha legislación y poca gestión».

El GOB reclama medidas «efectivas» para su conservación

El GOB aprovecha el décimo aniversario de la Serra como patrimonio mundial para reclamar «medidas efectivas» para su conservación. «La divulgación de los valores culturales y naturales de la Serra es una vía positiva para su valorización pero si se queda fundamentalmente en eso y no se adoptan medidas efectivas para frenar el cambio socioeconómico y ambiental no se podrá lograr el objetivo de su conservación. Por ello, la entidad reclama «más esfuerzo en conservación» al Govern y al Consell. «Hace falta una mayor implicación administrativa», sentencia el GOB.

Compartir el artículo

stats