Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Margalida recaudará un millón menos de euros por la explotación de las playas

La institución espera obtener unos 300.000 euros cuando la cifra habitual oscila entre 1,3 y 1,5 millones

La playa de Son Bauló permanecía sin ningún servicio hace pocos días. | AINA FRAU

La playa de Son Bauló permanecía sin ningún servicio hace pocos días. | AINA FRAU

La mayor actividad turística que se prevé este verano recién iniciado no será suficiente para alcanzar, ni de lejos, las ganancias registradas en los años de bonanza en relación a la explotación de las playas. En el caso de Santa Margalida, el Ayuntamiento espera que la recaudación por este concepto ronde los 300.000 euros, más de un millón de euros menos que las cifras que se manejaban en los años turísticos previos a la pandemia sanitaria, cuando la institución municipal llegaba a recaudar cantidades que oscilaban entre 1,3 y 1,5 millones de euros por los servicios playeros que se adjudican a terceros.

De hecho, hasta hace pocos días el Consistorio margalidà todavía no sabía si este verano habría servicios en la playa de Son Bauló, ya que el concurso convocado por la institución municipal había quedado desierto en dos ocasiones debido a la falta de empresas interesadas en asumir la concesión en una temporada que, a pesar de presentarse mejor que la de 2020, sigue siendo incierta.

El Ayuntamiento había establecido un canon anual de unos 70.000 euros por la explotación de los servicios playeros de Son Bauló, además del chiringuito ubicado en el centro de la playa, aunque ha tenido que rebajar la cifra de forma considerable para atraer a los posibles concesionarios. Finalmente, se ha realizado una adjudicación directa por unos 40.600 euros, cantidad a la que hay que sumar unos 6.500 euros por diferentes conceptos.

Ha sido una adjudicación ‘in extremis’, con la temporada ya iniciada, que también incluye la condición de que el nuevo concesionario se haga cargo de la limpieza de la playa, un factor importante que, según el alcalde Joan Monjo, ahorra mucho dinero al Ayuntamiento.

En este sentido, el regidor explica que, ante las «presiones» que llegan de parte de hoteleros y restauradores del núcleo costero, ya ha ordenado a los nuevos responsables de la playa de Son Bauló que pongan el arenal a punto. «No podemos tener la playa llena de algas a estas alturas de la temporada», apunta. El concesionario colocará aproximadamente un cuarenta por ciento de las hamacas y sombrillas que solían instalarse antes de la crisis.

Reactivación

La reciente adjudicación de los servicios de Son Bauló ha coincidido con el anuncio del Gobierno británico de permitir el turismo a Balears, un factor que, según Monjo, ayudará a reactivar la actividad económica de la zona, donde algunos grandes hoteles todavía permanecen cerrados.

Con la adjudicación de los servicios de Son Bauló y Can Picafort, el municipio ya tiene las principales playas preparadas para la temporada turística, ya que la de Son Serra de Marina no dispone de servicios.

La playa grande de Can Picafort también se adjudicó a la mejor oferta la pasada semana, por lo que el Consistorio recibirá un canon anual de 274.480 euros. El chiringuito ubicado junto a la playa de Capellans se ha adjudicado por 24.000 euros.

El alcalde margalidà explica que la playa de Can Picafort contará con unas 500 hamacas, cuando la cantidad habitual es de unas 1.200.

Críticas por la falta de espacio libre

MEJORANDO CAN PICAFORT

Una fotografía de la playa de Can Picafort publicada en un perfil destinado a los vecinos de la localidad costera se ha viralizado estos días por la gran cantidad de hamacas que aparecen sobre la arena, dejando poco espacio libre para los usuarios. Según el alcalde, pueden instalarse unas 500.

Compartir el artículo

stats