Con la presencia de la presidenta del Consell, Catalina Cladera, acompañada por el alcalde de Consell, Andreu Isern, se ha inaugurado este viernes el nuevo tanatorio de la localidad. El equipamiento ha tenido un coste de 667.678 euros, de los cuales la institución insular ha aportado 195.000 euros.

Las autoridades han descubierto la placa conmemorativa del acto y posteriormente han efectuado una visita a las nuevas instalaciones.

El edificio consta de dos salas destinadas a velatorio, una recepción y una gran sala común, además de las dependencias destinadas a los trabajos del tanatorio. También se ha construido un aparcamiento en la parte posterior del tanatorio con zona reservada para personas con movilidad reducida, pudiendo acceder directamente desde el parking al interior de las dependencias. El nuevo equipamiento dispondrá de dos accesos peatonales y un acceso directo desde la carretera de Alaró. El edificio ha sido construido con criterios de sostenibilidad y eficiencia energética, según la institución insular.

Cladera ha expresado su satisfacción por haber contribuido a que Consell pueda tener un equipamiento que era «muy necesario» y que «da una respuesta a los residentes», que hasta la fecha se tenían que desplazar a otros municipios. El alcalde Andreu Isern, por su parte, también se ha mostrado satisfecho con la inauguración de este nuevo servicio que junto con la construcción de nuevos nichos, «será la obra más importante y de mayor valor del municipio». Isern ha añadido que se han registrado numerosas peticiones para los nichos, y que estos se irán construyendo según la demanda.

El alcalde ha destacado que el municipio de Consell ha duplicado su población, pasando de 2.000 habitantes a los 4.000 actuales, y que por este motivo el viejo tanatorio había quedado obsoleto, ya que únicamente podía albergar un servicio. El regidor socialista ha querido agradecer al Consell la ayuda recibida para esta obra que tanto reclamaban los vecinos de la localidad del Raiguer.