Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós a Es Grop, un ‘celler’ clásico de Sineu

El conocido restaurante de la calle Major ha apagado los fogones de forma definitiva

Jaume Mas Niell, tras la barra de Es Grop, días después del cierre definitivo del ‘celler’.

Jaume Mas Niell, tras la barra de Es Grop, días después del cierre definitivo del ‘celler’. J. FRAU

El pueblo de Sineu, célebre por sus restaurantes de cocina tradicional, ha perdido estos días uno de sus máximos referentes gastronómicos. El celler Es Grop ha cerrado sus puertas de forma definitiva después de varias décadas de contribución a la cocina tradicional, a la que han enriquecido con una peculiar simbiosis entre la comida mallorquina y la gallega que ha seducido a paladares de toda la isla y más allá.

El matrimonio formado por el sineuer Jaume Mas Niell y la gallega Purificación Mariño ha regentado el local en los últimos años, después de que el padre de Jaume abriera hace ahora medio siglo una taberna en el antiguo celler construido en el año 1900 para la producción de vino, actividad tradicional que sigue muy presente en el interior del local con las impresionantes botas y la prensa que se conservan como un valioso tesoro etnológico.

Es Grop es toda una institución en Sineu y son muchos los vecinos que lamentan su desaparición. «A más de uno le ha pegado un patatús al enterarse de que cerrábamos, pero es hora de cambiar después de tantos años; me sabe mal por los clientes pero ya hemos tomado la decisión», señala Jaume Mas, que a partir de ahora se dedicará a trabajar como cocinero en la hostelería.

La popularidad del celler de la calle Major viene de lejos. «Mi padre empezó a hacer variados que poco a poco se hicieron muy populares; también fuimos el primer local en tener una televisión en color, así como futbolín y la primera máquina de music box del pueblo», recuerda el ya expropietario de Es Grop, de 53 años, que aprendió a cocinar con su madre.

Vista general del local, construido en el año 1900. J. FRAU

Sin duda, los clientes habituales echarán de menos sus famosas mariscadas o la tradicional receta de bacalao gratinado que, según Jaume, «tal vez haya sido el plato estrella» del local. Los miércoles, día de mercado en Sineu, la cocina mallorquina más tradicional adquiría más protagonismo.

Los propietarios no lo ven como un adiós. «Seguiremos organizando comidas y cenas con los clientes de siempre», aseguran.

Compartir el artículo

stats