Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilidad

Permiten el acceso en coche privado a la playa de Formentor a cambio de una consumición

La confusión marca el día del estreno de las limitaciones de tráfico a la península de Pollença

16

Empiezan las restricciones para llegar a Formentor: permiten el acceso en coche privado a cambio de una consumición en la playa J. FRAU

La confusión y la descoordinación entre las diferentes administraciones implicadas han protagonizado este martes el estreno de las restricciones de tráfico para acceder a la península de Formentor desde el Port de Pollença, unas limitaciones que estarán en vigor cada día entre las 10 y las 19 horas hasta el 15 de septiembre y de las que, en principio, solo se salvan el transporte público, las emergencias, las bicicletas y los vehículos autorizados por diversos motivos.

La principal novedad de este año es que las limitaciones también afectan a la playa de Formentor y no solo al faro, como en los años precedentes, por lo que el dispositivo informativo se ha ubicado hoy en la última rotonda del Port de Pollença antes de la carretera de Formentor. Allí, la confusión se ha apoderado de conductores e informadores porque, según han confirmado tanto la Policía Local como el ayuntamiento de Pollença, es posible acceder a la playa de Formentor sin autorización previa si en el plazo de tres días después del acceso se presenta algún justificante de consumición en cafeterías, restaurantes, hamacas, aparcamiento o servicios ubicados en el entorno del hotel. Se trata de una excepción que el Consell no publicitó cuando, a finales de mayo, presentó la medida, ya que entonces aseguró que para acceder a toda la península era necesario contar con una autorización especial formalizada tres días antes.

De hecho, los informadores del Consell que se han concentrado en la rotonda del Moll no explicaban a los conductores esta posibilidad hasta que, según han asegurado algunas fuentes, algunos propietarios de negocios en Formentor les han entregado antes de mediodía una circular para mostrar a los conductores en la que se informaba de la inclusión de la nueva medida. «Todas las consumiciones que se realicen en cafeterías, restaurantes, hamacas o servicios que se encuentren dentro de la zona de aplicación de las medidas (entre el Moll y la playa de Formentor) dan derecho a poder acceder todo el día» si se presentan los tickets en los tres días hábiles siguientes al acceso, informaba la citada circular. Posteriormente, ante el revuelo causado, el ayuntamiento de Pollença ha difundido a través de las redes sociales esta misma información, recordando que el acceso a la playa está permitido con el bus lanzadera, con autorización previa o bien con autorización posterior adjuntando a una dirección electrónica de la Dirección General de Tráfico el DNI, la matrícula del vehículo, la fecha de acceso y el ticket que justifique alguna consumición. Por otra parte, también ha recordado que el acceso al faro de Formentor solo será posible mediante una autorización previa o bien con el bus lanzadera. En este caso, se debe pedir permiso tres días antes del día del acceso y esperar una respuesta de Tráfico. En caso de que esta no llegue, no se podrá acceder.

Al ser informados de esta situación, los operarios del Consell han dejado fotografiar a los conductores la circular con las nuevas normas. 

La mayoría de vehículos han dado marcha atrás, aunque algunos se han decidido a pasar, ya que los informadores no prohibían el acceso por la carretera de Formentor, pero avisaban de la presencia a lo largo de la vía de un lector de matrículas que registra todos los vehículos que circulan por la zona restringida y envía la información al Centro de Gestión de Tráfico y al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas para comprobar si disponen de autorización. En caso contrario, las multas pueden alcanzar los 200 euros

En cualquier caso, una consumición en alguno de los negocios de la zona será ahora un salvoconducto para evitar una importante sanción económica.

Diversas patrullas de la Guardia Civil han recorrido durante la mañana la carretera de Formentor para vigilar el cumplimiento de las restricciones y también se han ubicado en algunos momentos en la rotonda para informar a los conductores.

A poca distancia, decenas de turistas esperaban la llegada de uno de los autobuses del TIB que cubren la distancia entre Alcúdia y Formentor. Se trata de las líneas 333, que cubre la ruta entre Alcúdia, Port de Pollença y la playa de Formentor, y 334, que conecta Alcúdia con el puerto pollencí y llega hasta el faro. Las dos líneas comparten parada en el mirador del Colomer y en la playa de Formentor, aunque solo la 334 sigue el recorrido y efectúa dos paradas más:Cala Figuera-Cala Murta y el faro de Formentor.

En principio, está programado que cada media hora salga un bus en dirección a Formentor, mientras que para acceder al faro la frecuencia es de una hora.

Hoy, algunos turistas han expresado sus quejas por el retraso acumulado, ya que en ocasiones la frecuencia de paso ha superado la media hora programada. Además, no existe una marquesina que proporcione algo de sombra que aligere la espera.

Compartir el artículo

stats