Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un baile de alcaldes

Mateu Puigròs cederá la vara de mando de Sant Llorenç a Pep Jaume tras 26 años de alcalde

Mateu Puigròs cederá la vara tras 26 años como alcalde. La ‘torrentada’, «lo peor».

Mateu Puigròs cederá la vara tras 26 años como alcalde. La ‘torrentada’, «lo peor».

20 de noviembre de 2021. Es una fecha para enmarcar en rojo en el calendario, sobre todo, de los llorencins. Y es que seguramente será un día histórico en Sant Llorenç, un municipio que 26 años después verá a Mateu Puigrós ceder la vara de mando. Es alcalde desde 1995. Supera sus bodas de plata como primer edil, aunque está en el Ayuntamiento como regidor desde las segundas elecciones democráticas, después del franquismo, en. Se dice rápido. Todos estos años ha ostentado la vara representando al Grup Independent de Son Carrió (GISCa). Si retrocedemos a junio de 2019, el pacto que llevará al socialista Pep Jaume a coger la vara de mando fue in extremis. Literal. Fue la noche antes de la constitución de los ayuntamientos, cuando culminó el acuerdo entre GISCa y los socialistas que cedía el relevo a Jaume durante los últimos 18 meses de legislatura. Y es que los socialistas con 4 ediles y socios en las últimas legislaturas, le reclamaban a Puigròs (5 concejales) dos años de alcaldía tras los buenos resultados en el 26M. In extremis, Jaume se llevó 18 meses. Cabe recordar que en el equipo de gobierno también se suman Més y El Pi con un edil cada uno. Y es que una de las máximas de Puigròs han sido los pactos, su bandera. De hecho, Puigròs ha sumado formaciones al equipo de gobierno pese a que no las precisara para dar con la mayoría.

Alcúdia, Maria y Muro serán otros de los consistorios que verán un baile de alcalde. La socialista Bàrbara Rebassa cederá la vara de mando el último año de legislatura a Domingo Bonnín de El Pi. En el pacto alcudienc también se suma el regidor de Més, Tomàs Adrover.

En Muro, El Pi también asumirá la alcaldía durante los últimos 16 meses de mandato gracias al pacto entre el ahora primer edil Antoni Serra (CDM) y los populares. Y en Maria, tras la moción de censura del año pasado, también habrá baile de sillas. Y es que el ahora alcalde Bernat Quetglas, de X Maria, cederá la vara de mando el último año de mandato al popular Jaume Ferriol.

Más cambios

Pero en algunos ayuntamientos, los alcaldes ya han protagonizado su propio baile de sillas. El más reciente este sábado en Santa Eugènia, donde el socialista Pep Lluís Urraca ha cedido la vara a Joan Riutort de Feim Santa Eugènia.

También a finales de mayo Andratx vio desfilar a su tercer alcalde. Katia Rouarch (El Pi) asumió el primer año de mandato para después ceder la vara a Joan Manera de Més. Desde finales de mayo el socialista Antoni Mir asume el mando político en el consistorio andritxol.

Santa Margalida fue el primer Ayuntamiento en protagonizar el cambio de alcaldía de la legislatura. Y es que a mediados de junio del año pasado el popular Martí Torres cedió la vara de mando una vez más a Joan Monjo (Convergència-El Pi).

Compartir el artículo

stats