DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reconeixement de Mèrits: pedagogía en catalán y en mayúsculas

La Escola Municipal de Mallorquí de Manacor entrega hoy su galardón a Dàmaris Gelabert, mirando por el retrovisor pero con vocación de ampliar su campo de acción

Concesión del premio a Antoni Mus, en 1977. A la derecha, el Reconeixement a Jaume Santandreu, en 1980.

Concesión del premio a Antoni Mus, en 1977. A la derecha, el Reconeixement a Jaume Santandreu, en 1980. S. SANSÓ

El Reconeixement de Mèrits, el premio otorgado anualmente por la Escola Municipal de Mallorquí de Manacor desde 1976, vivirá hoy un momento especialmente significativo. Primero porque será la primera vez que se conceda a alguien nacido fuera de las islas, y después porque quiere ser el peldaño clave para una ascensión que lleve al galardón manacorí a ser conocido y respetado en todos los territorios de habla catalana.

Esta tarde, a partir de la 19 horas en el Auditori, Dàmaris Gelabert (Barcelona, 28 de diciembre de 1965), pedagoga, musicoterapeuta, autora y cantante de canciones infantiles, recibirá el Reconeixement de 2021 por su gran labor de difusión y uso de la lengua entre el público infantil y la difusión de sus composiciones a través de las redes sociales.

Margalida Rosselló, directora de la Escola, y el regidor Sebastià Llodrà.

Des esta forma los premios de la Escola reiteran el rumbo más social y divulgador iniciado con el nuevo siglo, ampliando el camino de las primeras décadas, «en las que se tendía a galardonar quizá un perfil filológico estricto, más enfocado a la creación y cohesión de la normativa, en unos tiempos donde eso no era tan sencillo, ya que la Ley de Normalización Lingüística todavía ni estaba aprobada [es de 1985]», recuerda la actual responsable de la Escola de Mallorquí, Margalida Rosselló. «Era un momento en que había ‘deudas’ pendientes respecto a los grandes padres como Francesc de Borja Moll [el primero de la lista hace 45 años], Antoni Mus (1977), Josep Maria Llompart (1987) o Aina Moll (1988). Fueron fruto del momento, era gente que estaba creando la lengua».

«Desde 2002 se busca una perspectiva mucho más social de la lengua y una visión más amplia», admite el concejal Sebastià Llodrà, «de la creación a la difusión, reconociendo a personas que defienden nuestra lengua diariamente en su trabajo. Asociaciones de cultura popular, de baile o ‘glosa’. Hay que ampliar el campo al máximo con una absoluta normalidad, como si fuéramos un país normal».

Las mujeres también han cobrado y deben tener una mayor resonancia en los premios. «Es cierto que durante los últimos años se ha intentado compensar lo que sigue siendo un déficit histórico. En el caso que nos ocupa, Dàmaris Gelabert, proviene de la propuesta planteada ya desde hace años», reitera Rosselló, que explica que la decisión suele oficializarse en marzo durante el pleno de la Escola Municipal de Mallorquí, «siempre buscando el consenso con los demás colectivos o administraciones implicadas», como el Consell, el Govern, la Obra Cultural, profesorado o el propio Consistorio.

Reconeixement de Mèrits: pedagogía en catalán y en mayúsculas

Es la primera vez que se reconoce a alguien que no es de Baleares, «con la firme intención de que eso ayude a dibujar el país. Se trata de hacer pedagogía en catalán y en mayúsculas. Esas son las dos directrices básicas en estos momentos, un criterio en femenino por una parte y de ampliación del espacio de la Escola para llegar a más personas de habla catalana y que abarque a las distintas franjas de edad», dice Llodrà.

«Desde hace unos años intentamos que sea un acto no tan encajonado de discurso, otorgamiento del premio y ya está, sino que sea un acto más fresco y activo. Que una escuela de lengua sea municipal es una deliciosa anomalía. Creo que ningún otro municipio del país tiene algo parecido, y eso debe ponerse en valor».

«Dàmaris Gelabert fue una propuesta del claustro de la Escola de Mallorquí. Es una persona que trabaja con público infantil que, al final, son los futuros hablantes. Su producción tiene un trasfondo pedagógico y sus canciones son una herramienta utilizadísima en aulas y casas. Con ello también queremos reconocer implícitamente la labor de los docentes en esos primeros años donde se crean hábitos y aprenden a relacionarse en nuestra lengua. También es obvio que se ha valorado su incidencia en las redes sociales, con más de 270.000 seguidores en Youtube y más visualizaciones que cualquier grupo musical en catalán».

La regidora Júlia Acosta, alumna de Dàmaris, será quien ejerza de madrina durante la ceremonia de entrega que tendrá lugar hoy jueves a partir de las 19 horas en el Auditori de Manacor. Mañana a la misma hora está prevista una actuación de la propia músico-pedagoga, para la que ya no quedan entradas.

Compartir el artículo

stats