Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | Importa más la efemérides de cada día

El Consell ha decidido poner música al décimo aniversario del reconocimiento, por parte de la UNESCO, de la Serra de Tramuntana como Patrimonio de la Humanidad en la categoría de Paisaje Cultural. Dos conciertos muy diferentes, en Lluc y Valldemossa, para cautivar y contentar a todos. En la administración del festejo del justificado reconocimiento internacional está también el peligro. Catalina Cladera le pide mucho, probablemente demasiado, a una Serra que solo necesita ser ella misma, sin más. La presidenta del Consell no le reconoce la condición de postal y le fía la garantía de un futuro encaminado hacia una Mallorca más sostenible. Es, dice, el cofre que guarda «los valores y tesoros de nuestra esencia» y como tal el espejo en el que debe mirarse «el turismo que queremos». Demasiada exigencia. La Serra no puede purgar las carencias y errores del conjunto de Mallorca. Tampoco el aniversario y campaña que se emprenden deber ser un reclamo de presión humana. Que la dejen ser ella misma, homogénea y natural. Por eso importa más la efemérides y respeto de cada día.

Compartir el artículo

stats