Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arqueología

Aparecen los restos de un individuo adulto en una tumba inexplorada de Son Real

El equipo de arqueólogos que dirige la última campaña cree que será el último hallazgo importante en la necrópolis de Santa Margalida

Aparecen los restos de un individuo adulto en una tumba inexplorada de Son Real B. Capó

El equipo arqueológico de la necrópolis de Son Real, en Santa Margalida, está realizando las últimas excavaciones, que finalizarán este mes de junio. Uno de los hallazgos de esta última etapa ha sido una tumba con un individuo varón de edad adulta, de considerable altura, enterrado en decúbito lateral derecho, con las piernas y los brazos muy flexionados y cuyos restos óseos se encuentran bien conservados, según los resultados de las primeras intervenciones en campo realizadas por la antropóloga Francisca Cardona.

Este seguramente será el último hallazgo ya que, según explica el director del proyecto, Jordi Hernández, todas las excavaciones de la necrópolis ya se han realizado. Según añade, se calcula que en época romana el nivel del mar estaba unos 50 centímetros por debajo del nivel actual, por lo que en el momento de la construcción de la tumbas, el mar se encontraba más alejado de los enterramientos. En los últimos tiempos, las grandes tormentas y la subida del nivel del mar han causado la desaparición del 30 por ciento de la necrópolis, afectando incluso a esta útima inhumación, ya que la mitad de la tumba se hallaba afectada por la corrosión marina. Se ha conservado gracias a una gran losa que se situó encima y que las corrientes marinas no movieron. 

11

Aparecen los restos de un individuo adulto en una tumba inexplorada de Son Real B. Capó

Este año «se cierra un ciclo para la necrópolis y también para muchos profesionales que ahora ven cómo finaliza un proyecto en el que han estado implicados durante muchos años, pero con la satisfacción de poder ver acabado un yacimiento», recuerda Hernández. 

La necrópolis se viene excavando desde 1957, estando al frente Miquel Tarradell, quien durante doce años realizó cinco campañas. Luego vino un periodo de 30 años sin actuaciones, en el que la necrópolis se degradó por las inclemencias climáticas y también por las humanas, con expolios e incluso convirtiéndose en los años 80 en un lugar para la práctica del motocross

Los trabajos de los últimos años han ido encaminados a restaurar y hacerlo más visible. El hecho de excavar en los exteriores de las tumbas ha provocado que el yacimiento emergiera, facilitando el acceso de las visitas sin que tengan que pasar sobre ellas, que era otro factor importante en su degradación. En la necrópolis también se ha instalado paneles informativos y códigos QR que enlazan con una web que ofrece información en varios idiomas. 

Para el futuro queda la interpretación de la numerosa información obtenida en estos años de excavaciones y sobre todo el cuidado y el mantenimiento de la necrópolis, tal y como demandan los técnicos que durante tantos años han trabajado en ella.

Compartir el artículo

stats