El Pi de Consell presentó en el pasado pleno una moción por la «urgencia» de la reforma integral del edificio de educación primaria del CEIP Bartomeu Ordines. «Hace tres años que ya hay quejas sobre las goteras, que afectan sobre todo a dos aulas cuando hay fuertes lluvias, además del problema de los cierres, que son antiguos y permiten la filtración del aire y el agua», afirma Xisca Campins, portavoz del partido y miembro del Consell Escolar.

Al requerirse una reforma del edificio, sobrepasando la competencia municipal del cuidado y mantenimiento, debería ser el Instituto Balear de Infraestructuras y Servicios Educativos (IBISEC) el que realice el arreglo tanto de la cubierta por las goteras como de los cierres del centro. «Estamos en conversaciones permanentes con ellos, pondremos en marcha los trámites e informes para solicitar esta reforma, cuyo valor no podemos asumir en estos momentos», afirma Rafel Llobet, concejal de Educació.

La moción proponía tres acuerdos, que consistían en instar al IBISEC a asumir los costes de las obras, una acción ya realizada por el Ayuntamiento. En caso de que la entidad no se hiciera cargo, podría ser el Consistorio el que sufragara los costes, pero «adelantar dinero necesita ser presupuestado, y esto no lo estaba», puntualiza Llobet. Por último, se lanzó la idea de negociar un convenio entre el Ayuntamiento y el IBISEC, por el que el primero avanzaría la inversión, y el segundo pagaría los gastos en un plazo determinado. Esta es una fórmula utilizada en algunos casos como recientemente en Inca, para la creación de un nuevo CEIP. «¿Hacer un convenio? Ya miraremos si se hace o no», enfatiza el regidor de Consell.

El centro escolar, inaugurado hace más de 40 años y con más de 400 niños, cuenta con una estructura «antigua», y aunque «sabemos que el Ayuntamiento ha hecho reparaciones puntuales, no se ha hecho ninguna intervención integral», alegan desde el Pi. «Hemos hecho más de lo que nos toca, como pintar el interior y exterior de los edificios escolares o arreglos de las goteras, que bastarán o no, pero lo hemos hecho», recalca Llobet, aunque Campins afirma que esos problemas se vienen avisando desde hace tres años.

Plan de Acción Sostenible

En referencia al CEIP Bartomeu Ordines, en noviembre el Consistorio aprobó el Plan de Acción para la Energía Sostenible y el Clima, que entre sus «puntos débiles» se apuntaba a la calefacción, la climatización o los propios cierres de los dos edificios. El concejal Llobet explica que, por ahora, los 58.000 euros de la partida destinada a las intervenciones en estos ámbitos, con el inicio previsto para el año pasado, «están parados, estamos esperando a que el IBISEC haga lo que le toca, las reformas».