Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lleno total de pasajeros en el primer trayecto del tren entre Palma y Sóller

El comité de empresa y los sindicatos exigen que la empresa cumpla con el contrato de concesión

6

El tren de Sóller vuelve a rodar Joan Mora

«Esto sí es alegría». Esta breve afirmación resumía el sentir de trabajadores y comerciantes de Sóller tras la reactivación, ayer, de los servicios ferroviarios entre Palma y el valle. El Ferrocarril de Sóller puso en marcha ayer sus conexiones tras más de siete meses de parón obligado como consecuencia de la pandemia y la crisis turística que se vivió en Mallorca desde septiembre del año pasado hasta hace prácticamente unas semanas.  (Vea aquí las imágenes).

Y el arranque de los trenes no pudo ser más exitoso teniendo en cuenta que el primer servicio entre Palma y Sóller tuvo un lleno completo. Un total de 350 pasajeros llenaron los asientos de los seis vagones y el automotor que circuló nuevamente por la centenaria línea de tren que une el valle con la capital insular. De hecho, el alud de pasajeros incluso sorprendió a la dirección de la compañía, puesto que un directivo explicó que más de veinte pasajeros se quedaron sin su billete para viajar a Sóller.

La puesta en marcha de los trenes tiene un doble simbolismo. Por un lado deja atrás lo peor de la pandemia y, por otro, supone un revulsivo para la economía de Sóller. «Ojalá a partir de mañana siga así», afirmaba el presidente de la empresa, Óscar Mayol, que no ocultó su satisfacción al ver llegar a la estación de Sóller un tren repleto de viajeros, una estampa que no se daba desde hacía prácticamente un año. Mayol recordó también los difíciles momentos que atravesó la compañía en el año 2020 y buena parte del presente ejercicio.

Desde ayer el servicio se recupera con dos viajes de ida y vuelta repartidos entre la mañana y la tarde, frecuencias que se prevé vayan en aumento a medida que se incremente la demanda en los meses de verano.

Sindicatos

Coincidiendo con la reanudación de los servicios del ferrocarril, el comité de empresa y los sindicatos UGT, STEI y CCOO exigieron ayer a la empresa y al Govern que el tren arranque su actividad «cumpliendo con todos los requisitos de servicio, eficiencia, calidad y seguridad que la normativa vigente obliga».

En una nota de prensa, aseguraron que, atendiendo a la organización de la reapertura, la empresa «no cumplirá con las expediciones mínimas estipuladas». De esta manera, los representantes de los trabajadores han reclamado que se programen las expediciones mínimas diarias establecidas en el título de la concesión, que son cuatro de ida y vuelta entre el Port de Sóller y Palma.

Asimismo, reclaman que las estaciones de Sóller, Bunyola y Palma estén dotadas de personal habitual para cumplir las tareas de atención al público, venta de billetes, control de la circulación y suministro eléctrico de trenes y tranvías, entre otras demandas.

La petición cursada por el comité y los sindicatos representativos en la compañía fue secundada también por Esquerra Unida, que exigió que la empresa cumpla con lo estipulado en el contrato de concesión.

Compartir el artículo

stats