Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El BOIB materializa la entrada del PP en el gobierno socialista de Búger y crece la tensión

Da un nuevo plazo a los regidores para «tomar decisiones con calma»

Pere Torrens, alcalde socialista de Búger.

Los plazos se van alargando en la crisis socialista en Búger. Se quiere rebajar «la tensión» para poder tomar «decisiones con calma», por ello, da más días a sus regidores de Búger. La ejecutiva socialista de la isla tiene un objetivo claro: convencer al alcalde Pere Torrens de que dé marcha atrás en su decisión de incorporar a la regidora popular Coloma Capó en el equipo de gobierno, una incorporación que se materializó ayer con la publicación en el BOIB del decreto de alcaldía en la que «por motivos de reorganización de las competencias se hace necesaria la modificación de la composición de la Junta de Gobierno Local y el nombramiento de una nueva regidora de Servicios Sociales». Así, aunque desde la Federación Socialista de Mallorca se argumente que el decreto sale publicado este martes pero «está enviado desde hace días», en concreto, del día 21, la realidad es que la delegación de las competencias de Servicios Sociales a Coloma Capó se hará efectiva hoy, un día después de la publicación en el BOIB.

Coloma Capó, nueva regidora de Servicios Sociales.

El alcalde Pere Torrens sigue guardando un «prudente silencio» pero la máquina del partido está trabajando para convencer tanto al primer edil, que figura como independiente en las listas socialistas, como a sus regidores en Búger a dar marcha atrás. Las directrices de la ejecutiva socialista son claras: «El PSOE no pacta con el PP». Así, el aparato del partido da un nuevo plazo a sus regidores en Búger para recular la decisión de incorporar al equipo de Gobierno a la popular Coloma Capó. En teoría, el ultimátum para el desenlace en la crisis del PSOE en Búger concluía este lunes, a más tardar, ayer. De momento, la cosa se alarga hasta el jueves o el viernes. De hecho, mañana hay una nueva reunión entre la dirección regional y la agrupación local. Desde el aparato del partido, dan un nuevo plazo de tiempo a los socialistas de Búger para «rebajar la tensión» y poder «tomar decisiones con calma». El objetivo de la ejecutiva es convencerlos de que reculen en su decisión de incorporar a la regidora popular. El ultimátum llegará en forma de expulsión si desde Palma ven que no hay forma de que den marcha atrás.

El miércoles pasado saltó la noticia vía comunicado del PP de que la concejala Coloma Capó se incorporaba al equipo de gobierno en minoría del PSOE en el Ayuntamiento de la localidad del Raiguer. Así, el gobierno local alcanzaba la mayoría suficiente al contar con cinco representantes [los cuatro socialistas y la regidora del PP] en un pleno de nueve ediles. La oposición estará formada por otro concejal del PP [se supone que apoyará al equipo de gobierno de forma externa] y los tres ediles de Més. Esta incorporación ha creado «muy mal estar» en la ejecutiva socialista, molesta por la actitud del presidente de PP en Mallorca, Llorenç Galmés, por no reunirse con ellos si lo que realmente quería era entrar en el equipo de gobierno de Búger.

Compartir el artículo

stats