DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El IES Binissalem analiza los entresijos del videojuego

El joven talento Jaume Flores desvela cómo es el proceso de creación del futuro Kandra The Moonwalker

Gomila y Flores, ayer en el IES Binissalem.

Gomila y Flores, ayer en el IES Binissalem.

Para la creación de un videojuego se necesitan muchas personas; desde ilustradores, modeladores, texturizadores y animadores, que vendrían a ser los artistas creativos del proyecto, hasta músicos, programadores, guionistas, encargados de marketing o administrativos. Es una de las premisas que ayer explicó, en una clase del IES Binissalem, Joan Gabriel Gomila Salas, director de la empresa Flyleaf Studios. Profesor de Matemáticas de la UIB, Gomila expuso a los alumnos lo compleja que es la realización de un videojuego matizando, a la vez, la gran oportunidad profesional que puede suponer, precisamente por el hecho de contar en su «sala de máquinas» con muchos profesionales de diferentes ámbitos. «Trabajar en equipo y con personas que puedan tener una idea o una visión del producto final muy diferente a la tuya, es algo que está a la orden del día, algo que todos debemos ser capaces de tener muy asumido, y lo cual, más que suponer un inconveniente, puede incluso ayudarnos a mejorar nuestra manera de trabajar y rendimiento». Una exposición en la que estuvo acompañado del joven talento de Binissalem, Jaume Flores Comas, de 20 años, quien actualmente está llevando a cabo las prácticas del Grado Superior de Animación en 3D y Modelaje en el citado proyecto, y quien cursó la etapa de ESO y Bachillerato en el IES Binissalem. Jaume Flores es uno de los 25 miembros que están trabajando en el diseño del nuevo videojuego, titulado Kandra The Moonwalker, que, a finales de año, tienen previsto sacar al mercado y del cual Flores se encarga de diseñar elementos como los árboles y las piedras que van apareciendo en el mismo. Unos elementos que, aunque a priori puedan parecer sencillos, suponen muchas horas de trabajo; así, Flores señala que la creación en 3D de una piedra puede llevarle una semana de trabajo, y cerca de dos la creación de un árbol. Sin duda, una tarea laboriosa, pues, uno de los principales objetivos es el de buscar la máxima originalidad y realismo en ese tipo de diseños. De hecho, Flores resaltó que si bien el proceso es complejo, el resultado es muy satisfactorio.

Gomila avanzó que el nuevo videojuego tiene como protagonista a un pequeño zorro y el objetivo del usuario es el de explorar el mundo por el que viajará intentando volver a dar vida a los personajes y que recuperen su esencia natural. Ahora mismo el proyecto se encuentra en un 40% de su elaboración. Gomila también apuntó que la finalidad es sacar al mercado una segunda y tercera versión del videojuego, siempre dependiendo de la acogida que pueda tener entre los usuarios y de conseguir la financiación necesaria para su ejecución, la cual puede llevarse a cabo mediante sistemas como el kickstarter o crowdfunding.

Compartir el artículo

stats