Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emprender en pandemia, un acto de valentía

El municipio de Pollença organiza este domingo la primera Diada de Joves Emprenedors con el objetivo de dar apoyo y visibilidad a los jóvenes que han puesto en marcha proyectos empresariales

Asociación Arrels Marines.

Asociación Arrels Marines.

Pollença celebra hoy la primera Diada de Joves Emprenedors, una jornada que «sirve para dar visibilidad a los jóvenes locales que han puesto en marcha un proyecto entre el 2019 y este año», según afirma el concejal de Juventud del municipio, Mateu Soler. «Crear una empresa o una asociación en estos tiempos demuestra una gran valentía, y que en esta diada la gente vea sus productos y tenga contacto directo con ellos puede ayudarlos mucho», destaca el edil.

No hay que olvidar que, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), en el primer trimestre de 2021 la tasa de desempleo en Balears ha sido del 18,9%, casi el doble que hace dos años. Por tanto, apoyar a los que empiezan es vital, o así lo expresan algunos de los jóvenes participantes en esta jornada. «Es un orgullo que promuevan este tipo de cosas. No es fácil emprender siendo joven, y es una perfecta opción para darnos a conocer al pueblo», subraya Mavi Bauzà, propietaria de la tienda online de ropa veraniega SweetSailor. «Permite que lleguemos a un público más amplio y heterogéneo que a través de las redes sociales, donde nos hemos tenido que involucrar por la pandemia, y nos ha limitado un poco», añade Josep Vives, fundador de la asociación para la protección del medio marino Arrels Marines.

Eva Gómez, porpietaria de Koati.

Eva Gómez, porpietaria de Koati.

Con la aparición del coronavirus, la utilización de las herramientas digitales se ha disparado, siendo cada vez más protagonista en el desarrollo de los negocios. De hecho, la primera parte de esta diada se llevó a cabo en diciembre, con la participación del coach laboral Guillermo Llofriu, que apuntó, entre otros aspectos, la utilización de las redes sociales como una de las prioridades para emprender. «La intención era hacer el encuentro físico esa misma semana, pero las condiciones sanitarias no lo permitieron y ahora, con el fin del estado de alarma y la mejora de la situación, nos hemos decidido a hacerlo», recalca Soler.

En diciembre de 2020 Eva Gómez, enfermera y nutricionista, lanzó su propia marca de cremas faciales veganas: Koati. A diferencia de Vital, negocio que lleva junto con su hermano Sergio desde el 2012, y que combina la cosmética natural, la nutrición y el entrenamiento, Koati se desarrolla exclusivamente a través de Internet. «Es muy positivo participar en la diada porque estas cremas son un producto nuevo, muchos no saben qué es, y así tenemos un contacto más directo con los clientes a diferencia de en Internet, donde la relación es más fría», explica Gómez, que se marca como objetivos de futuro ser una marca reconocida en Mallorca y poder llegar a vender las cremas en diversas tiendas físicas.

Mavi Bauzà, propietaria de Sweetsailor.

Mavi Bauzà, propietaria de Sweetsailor.

Las redes sociales, un gran aliado

Por su parte, Mavi Bauzà abrió la tienda de ropa de verano femenina SweetSailor en verano de 2019. Esta publicista, en una estancia de seis meses viviendo en Australia, observó el gran mercado que tenía la venta de ropa online, a través de las redes sociales, una línea de negocio que en España aún no se explotaba del todo. «Cuando volví me animé a montar mi propia tienda, combinando lo que me gusta: la moda, viajar y el mundo digital», relata. Sus grandes mercados son Barcelona, Italia, Portugal y, por supuesto, Pollença. «Hago pequeños eventos en hoteles o tiendas para darme a conocer, pero básicamente funciono online. Con la pandemia, el hecho de que las grandes empresas multiplicaran la venta de ropa por Internet hizo utilizar mayormente las redes sociales, y eso me ayudó a crecer junto a mis colaboraciones con influencers», recuerda esta joven emprendedora.

Esta diada impulsada desde el Ayuntamiento no solo va dirigida a empresas, sino también a asociaciones sin ánimo de lucro que necesitan visibilidad, como Arrels Marines. Josep Vives la creó el año pasado después de trabajar en Indonesia con los corales y los plásticos desechados al mar. «El proyecto surge en parte por la desconexión que tenemos los mallorquines con el mar que nos rodea. Dependemos de él, pero lo desconocemos», lamenta. La asociación se basa en tres pilares de actuación: el desarrollo sostenible, la educación ambiental y la regeneración marina de posidonia. «La pandemia nos permitió tener mucho tiempo para estructurar el proyecto, hacer un equipo heterogéneo de nueve personas, que vamos desde una pedagoga a un oceanógrafo», explica Vives. En el ámbito educativo, por ejemplo, están trabajando con fundaciones como Prodis -de discapacidad intelectual- o Afama -relacionada con el Alzheimer- «para que todo el mundo pueda conocer nuestro mar, crear una conciencia para cuidarlo».

Los participantes en la jornada de jóvenes emprendedores aplauden así esta medida para darse a conocer, tener visibilidad y no depender tanto de las redes para llevar a cabo sus proyectos, ampliando su público. «Ojalá se puedan hacer más», resume Vives.

Compartir el artículo

stats