Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cibermentores, un arma de lo más poderosa

«Es un programa de prevención que goza de una gran fortaleza porque los jóvenes hablan el mismo lenguaje», afirma Marta Carrió

Los cibermentores del IES Porreres posan antes del encuentro digital con el resto de voluntarios.

Los cibermentores del IES Porreres posan antes del encuentro digital con el resto de voluntarios. R. F.

La figura del cibermentor es un arma de lo más poderosa cuando se trata de prevenir riesgos en la vida digital. Y si es entre iguales, más poder tiene. Así, Baleares suma 380 cibermentores, son jóvenes que cursan tercero de ESO procedentes de 20 institutos de Baleares. Su función, tras recibir la correspondiente formación, es trasladar dichos conocimientos a alumnos de primero de ESO. Se trata de orientarles sobre las claves de tener un buen uso de las redes sociales y de saber cómo actuar si son víctimas del ciberacoso. Así lo explica Francesc Melià, coordinador de convivencia del IES Porreres, donde ayer la quincena de cibermentores del centro participaron en el encuentro digital de voluntarios de todas las islas. «Son como guías que orientan a los alumnos de primero sobre un buen uso de internet, de las redes sociales, sobre todo, en tema de imagen y fake news», resume Melià. «Es un programa muy chulo porque el alumno que hace de tutor debe tomar conciencia. Debe aprender para luego formar. Se generan unos vínculos que de otra manera serían difíciles de lograr», añade.

El perfil del alumno cibermentor responde a una persona abierta, responsable, con ganas y capaz de guardar secretos ya que los alumnos les confiesan sus problemas que tienen en internet. Normalmente, explica Melià, si son pequeñas situaciones lo solucionan entre ellos. Si el caso es más grave, ya interviene la comisión de convivencia.

Francesc Melià explica cómo será el encuentro digital. | R.F.

David Castell sufrió en sus propias carnes las consecuencias de los ataques cibernéticos. Le cogieron su cuenta. Encontró ayuda en un cibermentor. Por ello, este año no lo ha dudado y se ha ofrecido voluntario porque le fue de gran ayuda. Antònia Bennàssar cursa tercero de ESO en el IES Porreres y también es una de las cibermentoras del centro. «Tomas conciencia de los problemas que puede haber en internet. El que más me ha sorprendido es el robo de la identidad de una persona», confiesa. Su compañera Sara Zouggaghi se animó a sumarse al programa para poder informar a los más pequeños y contribuir a que tomen conciencia de los problemas que pueden surgir en las redes.

La directora general de Infancia, Juventud y Familias, Marta Carrió recuerda que el programa nació en 2016 con la finalidad de ser una herramienta de prevención de riesgos en internet. «Es un programa muy potente porque utiliza el aprendizaje y el asesoramiento entre iguales para lograr una vida digital sana y segura. Es un programa de una gran fortaleza porque los alumnos hablan el mismo lenguaje. Los cibermentores se convierten en referentes. Es un arma muy poderosa», zanja.

Compartir el artículo

stats