Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transporte público

Los trenes comprados en 2011 para llegar a Artà cubrirán la línea Palma-sa Pobla

SFM invertirá 2,6 millones en la reforma de los andenes de sa Pobla, Muro y Llubí y la sustitución de parte de las vías

Cargos de la conselleria junto a las alcaldes de Inca, Llubí, Muro y sa Pobla, hoy en la estacion 'poblera' para presentar la nueva medida.

Cargos de la conselleria junto a las alcaldes de Inca, Llubí, Muro y sa Pobla, hoy en la estacion 'poblera' para presentar la nueva medida. J. Frau

Los trenes que fueron adquiridos por el segundo pacto de progreso (2007-2011) ahora hace diez años para cubrir el servicio ferroviario entre Manacor y Artà, cuya recuperación fue paralizada después por el PP, se incorporarán a principios del próximo año 2022 al corredor entre Palma y sa Pobla con el objetivo, según la conselleria de Movilidad y Vivienda, de «mejorar el servicio y aumentar las frecuencias del tren», ya que los llamados tren-trams se sumarán a las unidades actuales y permitirán que haya más convoyes en servicio.

En concreto, entrarán en circulación seis unidades triples de la serie 9100, con capacidad para 307 pasajeros, que podrán dar servicio entre las estaciones de Palma y sa Pobla en ambos sentidos. Estas unidades, hoy en desuso, ya prestaron servicio exprés entre Palma e Inca poco después de su adquisición. 

Sin embargo, antes de incorporar los tren-trams a la línea, Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) deberá acometer una inversión de 2,6 millones de euros para sustituir parte de las vías y adaptar los andenes de las estaciones de Llubí, Muro y sa Pobla a estos trenes de piso bajo que, por contra, sí pueden efectuar paradas en el resto de las terminales del corredor entre Palma y la estación de enlace, que cuentan con andenes ya adaptados a este tipo de trenes.

El primero de los proyectos que se ejecutarán será la construcción de los andenes bajos en las tres estaciones citadas, con un presupuesto de 203.625 euros y un plazo de ejecución de cinco meses. Las obras se iniciarán a principios de verano. Una vez finalizadas, los andenes incorporarán una parte alta y otra más baja y permitirán la circulación de los trenes actuales y de las unidades tren-tram, que actualmente están en desuso precisamente porque «no son compatibles con la estructura de los andenes de las estaciones», según el Govern, que destaca que la entrada en servicio de estas unidades «dotará de una mayor fiabilidad al servicio ante posibles incidencias» y posibilitará futuras modificaciones en la programación para «aumentar frecuencias» una vez se incorporen los nuevos maquinistas a la plantilla de SFM, «tal y como está previsto», señala el conseller Josep Marí, que este miércoles ha presentado el proyecto en la estación de sa Pobla junto a otros cargos de la conselleria y SFM y los alcaldes de Inca, sa Pobla, Llubí y Muro.

El segundo proyecto que se pondrá en marcha, con un presupuesto de casi 2,45 millones de euros, es la sustitución del actual carril en algunos tramos de la línea entre la estación de enlace y la de sa Pobla. La finalidad es mejorar las condiciones de seguridad y de circulación de los trenes para que no haya tantas vibraciones ni ruidos y de esta forma incrementar la velocidad de los convoyes «sin influir en el confort de los viajeros».

En concreto, se sustituirá la mitad del tramo entre el enlace y Llubí, la práctica totalidad del tramo entre Llubí y Muro y todo el carril entre Muro y sa Pobla. Está previsto que las obras se inicien también a principios de verano con un plazo de ejecución de seis meses. SFM asegura que ambos proyectos se llevarán a cabo en horario nocturno y que «no interferirán en ningún momento en el desarrollo normal del servicio».

Por otra parte, SFM ha habilitado una nueva parada de buses del TIB junto a la estación ferroviaria de sa Pobla.

Compartir el artículo

stats