Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

No vagi per dit | 15 años para colocar una barandilla

El parque tendrá barandilla.

El parque tendrá barandilla. J. M. E.

Quince años dan para mucho. En Sóller, durante todo este tiempo ha habido gobiernos municipales de todos los colores, tendencias y formas. Pero todos han pecado de lo mismo. Desde que se inauguró la plaza de Sa Calatrava, los padres venían reclamando una barandilla para dar mayor seguridad al parque infantil que colinda con la calle. Pero con quince años ningún gobierno fue capaz de atender la petición. Ahora parece que se hará realidad gracias a la inversión del plan "Reactiva" en el que se dedicarán 90.000 euros a la mejora de los parques infantiles del municipio. Tuvo que venir una pandemia para que finalmente haya barandilla en el parque y los niños puedan jugar con seguridad.

Celeridad para unas cosas, lentitud para otras

En Sóller las cosas evolucionan de distinta forma. Por un lado, la creación de aparcamientos parece que va a velocidad de crucero, a pesar de que hasta ahora no se ha creado ni una. En cambio, otras cosas van con su parsimonia. Un ejemplo es la Escuela Municipal de Música, que parece abocada a su cierre si el ayuntamiento no le da antes una solución que de momento se hace rogar.

La Guerra Civil llegó hasta el Puig de l'Ofre

 Los artificieros de los Tedax de la Guardia Civil tuvieron que subir hasta el Puig de l'Ofre, en Escorca, para detonar un proyectil que se cree que data de la Guerra Civil. Un excursionista lo localizó de forma casual. Se trataba munición de una pieza de artillería.

La mitad de los matrimonios son foráneos

La estadística da para mucho. En Sóller, su juzgado de paz ofició durante el 2020 un total de 79 bodas civiles. No es que en Sóller haya una fiebre de matrimonios, lo que pasa es que muchas parejas de fuera eligen el valle para celebrar su enlace debido a las largas colas que hay en el Registro Civil de Palma. La mitad de las bodas fueron de foráneos.

Compartir el artículo

stats